Cultura 23/04/2019 - 12:00 a.m. martes 23 de abril de 2019

Leslie Ducruet: ‘Frente al dolor, el dinero pierde su valor'

La directora ejecutiva de Fanlyc expone su visión sobre la felicidad, el dolor y la muerte. Compara el cáncer con la corrupción, pues aunque parezca inmortal, considera que es combatible


Anterior Siguiente

Keila E. Rojas L.
krojas@laestrella.com.pa

Una mujer risueña y espiritual. Madre de dos hijos, Gyl (30 años) y Omar (27). Leslie Ducruet, directora ejecutiva de la Fundación Amigos del Niño con Leucemia y Cáncer (Fanlyc), confiesa que aún en medio del desconsuelo y del sentir que causa el eventual fallecimiento de una persona amada, es posible ser feliz. ‘El dolor se puede transformar en fe, esperanza y amor', afirma. En 1995, luego de que su hija Gyl fuera diagnosticada con leucemia a los cuatro años, crea Fanlyc, una organización sin fines de lucro que brinda servicios como medicamentos, trasporte, apoyo psico-social, alimentación saludable, educación, y más, a niños y niñas con diagnóstico de cáncer en Panamá. Aunque es diseñadora de interiores de profesión, por más de 25 años se ha dedicado a combatir esta mortal enfermedad uniendo esfuerzos de voluntarios y entidades que creen en la causa. Se describe como un ser de luz, creyente, una persona que vive sus ideales a profundidad, que siempre está creando y que no le teme a la muerte.

SI PUDIERA EMPEZAR DE CERO, ¿SEGUIRÍA EL CAMINO QUE HOY HA TRAZADO?

Sí, definitivamente. Ha sido un duro trayecto, nada fácil, pero es un propósito de vida y creo que es una bendición cuando uno encuentra un objetivo y puede vivir para ello.

¿SE PUEDE SER FELIZ EN MEDIO DEL DOLOR?

Sí, siempre y cuando uno pueda ver las cosas con amor. El amor es el principal sentimiento que nos lleva a la alegría. Una vez leí que no existe la alegría si antes no hay amor, y es cierto. Esa alegría surge del ser, no es algo que se fabrica o a lo que se trata de llegar. Está dentro de uno.

HA VIVIDO MUY DE CERCA EL FALLECIMIENTO DE NIÑOS Y NIÑAS. ¿CÓMO ES EL ROSTRO DE LA MUERTE?

‘LLORO EN LOS HOMBROS DE MI MAMÁ. SIEMPRE ESTÁ CERCA DE MÍ, PARECE SENTIR LO QUE YO SIENTO Y ES LA PRIMERA QUE SE DA CUENTA DE QUE ALGO ME PASA. MIS HIJOS NO, PORQUE UNO SIEMPRE LOS ESTÁ CUIDANDO DE LAS COSAS DURAS'.

 

En realidad la he visto, no solo sentido. La he palpado en tantas experiencias, en tanto sufrimiento a mi alrededor. Se me ha presentado en sueños, como una imagen a la que exactamente llamo así: el rostro de la muerte. Al principio tuve mucho miedo, pero luego me dije ‘no puede ser que Dios me ha mandado a la Tierra a sufrir'. Empecé a leer sobre ella, cómo afrontarla y allí todo fue cambiando. Una vez mi papá, antes de morir, me preguntó qué pensaba sobre la muerte, y le dije: ‘Papi, debe ser igual que el nacimiento, debe ser con amor'. Así como llegamos, así debemos irnos.

¿QUÉ HAY DESPUÉS DEL FALLECIMIENTO?

Pienso que es la verdadera vida y volvemos exactamente al lugar donde partimos, lo que yo llamaría mi paraíso. Siento que es un encuentro; en mi caso, con Jesús y María, es la máxima felicidad, el punto de partida.

¿QUÉ ES LA VIDA?

Es esta experiencia que podemos tener para llegar a donde tenemos que llegar. La vida es el camino y siempre se nos va a presentar de manera diferente a como lo habíamos pensado. La vida es un asombro, alegría, compartir; la vida es ser.

FRENTE AL DOLOR Y LA ENFERMEDAD, ¿CUÁNTO VALE EL DINERO?

Nada, frente al dolor el dinero pierde su valor. No da felicidad ni tranquilidad y muchas veces no vale tener los recursos económicos si, por ejemplo, tenemos una situación que el dinero no cambia. Es importante para solucionar algunos problemas, pero los temas fundamentales de la vida se resuelven desde adentro, para mí, desde el amor. El consuelo, la solidaridad y la compasión son las formas más elevadas del amor.

¿CUÁL ES SU MAYOR TEMOR?

Las cucarachas ( risas ). No es la muerte, no es enfrentarme al futuro, no son los retos; honestamente, lo único que me da miedo son las cucarachas. No soy una persona apegada a sus miedos, todo lo contrario, a veces parece que tengo una osadía que no es normal, y pienso que todo es posible y hay que hacerlo, así que los miedos no son el problema.

¿QUÉ ES LO QUE SIEMPRE HA DESEADO HACER, PERO NO HA LOGRADO?

Muchas de las cosas que he deseado las he realizado y hay algunas que no deseo y no las hago. Pero aquello que me gustaría mucho emprender es viajar. He viajado, pero desearía ir más lejos, como al Tíbet, siempre he querido visitar ese lugar. Esas son experiencias que quiero tener.

¿CUÁLES SON LOS FUNDAMENTOS QUE RIGEN A LESLIE?

Quizás el primero es no olvidar sonreír; luego, el asunto de lo saludable. Para mí, es un tema de elección diaria. Hay que elegir lo mejor para ti y no sólo en términos de comida, sino también en otros aspectos, como la parte espiritual.

¿CUÁL HA SIDO EL EPISODIO MÁS GRATIFICANTE?

Siempre he pensado que el nacimiento de mis hijos. Para mí, amamantar a mis hijos fue una experiencia que no puedo explicar. Ahora estoy viviendo la etapa de ser abuela y ¡ wow !, cada minuto que disfruto con mis nietos es algo que me llena de alegría. Creo que en las cosas sencillas de la vida están las mayores satisfacciones. Todo lo resumo en el dar vida y ver cómo mis hijos me dan alegría.

ANTE SITUACIONES DIFÍCILES DEL DÍA A DÍA, ¿CUÁL ES SU OASIS?

Hay dos cosas importantes: una, la capilla. Aquí en Fanlyc contamos con la bendición de tener al Santísimo y si hay un lugar donde yo me siento chiquita, donde puedo ser yo y liberarme de todo lo que me está pesando, es frente al Santísimo. La segunda, montar bicicleta, con eso me traslado de un lugar a otro a velocidad. Ese momento, ese sentir, me da la sensación de que soy libre, de que estoy bien y que soy feliz.

¿QUIÉN ES SU CONFIDENTE?

Lloro en los hombros de mi mamá. Siempre está cerca de mí, parece sentir lo que yo siento y es la primera que se da cuenta de que algo me pasa. Mis hijos no, porque uno siempre los está cuidando de las cosas duras.

¿QUÉ LECTURA RECOMENDARÍA A LAS FAMILIAS QUE ENCARAN UN DIFÍCIL DIAGNÓSTICO?

Cuando me enfrenté al cáncer de mi hija, empecé a leer primero libros sobre la misma enfermedad, pues quería saber más sobre ella. Después leí sobre la muerte, porque mi mayor temor era eso; y luego, sobre la espiritualidad, allí me he quedado más de 20 años. Creo que eso es lo que nos ayuda a afrontar las cosas mejor y a entender el agradecimiento y la compasión.

¿A QUÉ SE ASEMEJA EL CÁNCER?

A la corrupción. Aunque parezca inmortal, no lo es. Quizás pocos sistemas han logrado de alguna manera disminuirla, no sé si alguno la ha erradicado, pero sí reducirla enormemente, y eso es como lo alusivo al cáncer. Una vez escuché a un representante de una institución que afirmó que su misión es trabajar hasta que ningún niño muera de cáncer. Y yo dije ‘¡Dios mío, cómo pueden decir eso, parece imposible si tantos millones de niños mueren!'. Una doctora que estaba a mi lado, me contestó: ‘antes era un 80% de niños que moría y ahora, gracias a toda la ciencia y todo lo que se ha trabajado, es un 20%; sí se ha logrado disminuir significativamente'. Si en estas cosas que son tan difíciles se ha logrado una importante merma, ¿por qué no en la corrupción?

SI TUVIERA QUE CONCLUIR LA ENTREVISTA Y HACERSE UNA PREGUNTA, ¿CUÁL SERÍA?

Hay cuestionamientos personales que no te hacen, por ejemplo, sobre el aspecto sentimental. Yo he tenido una vida difícil, dos esposos y dos divorcios. Para una persona como yo, que vive tan llena de amor, quizás es un tema complicado de afrontar. Me ha tocado vivir en soledad, sin un compañero a mi lado en una vida que ha sido dura. He tenido pareja, pero en el momento de construir algo grande, me ha tocado estar sola. Si tiene alguna relación una cosa con otra, no lo sé.

¿RENUNCIÓ AL AMOR?

No, para nada. Espero encontrarlo nuevamente; sin embargo, me es más difícil ahora elegir una pareja que pueda aceptar mi forma de ser y mi entrega a esta causa. Espero encontrarlo y que tenga una causa mayor que la mía para apoyarlo.

comments powered by Disqus