Cultura 19/08/2019 - 12:00 a.m. lunes 19 de agosto de 2019

‘Le estamos negando el éxito a muchas personas'

Antonio Alfaro, presidente de la Cámara Nacional de Turismo, cuestiona al sector educativo en Panamá. Aplaude la aprobación y puesta en marcha del Fondo de Promoción Turística e insta a los panameños a dar un trato servicial al turista

  / Roberto Barrios
Roberto Barrios

Keila E. Rojas L.
krojas@laestrella.com.pa

Como un ‘panameño de pura cepa. Interesado en contribuir a cambiar, en cuanto sea posible, la situación de desigualdad en Panamá, desde el sector turístico', se define Antonio Alfaro, presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Camtur). Esposo, padre, abuelo y futuro bisabuelo. Tomó las riendas de la Camtur desde 2016. ‘Después de haber graduado a tres hijas de la universidad, decidí dedicarme a colaborar con la sociedad panameña a nivel nacional. De esta manera termino en la presidencia de la Cámara de Turismo', cuenta. ¿Cuál es su logro más reciente? ‘Mi último éxito lo celebro cada año: Un aniversario más junto a mi esposa. Ya tenemos 53 años casados', festeja Alfaro. Exalumno del Colegio Javier y del San Agustín, estudió Administración de Negocios en Southwestern Louisiana Institute, Estados Unidos. Es miembro principal de la Junta Directiva de la Cámara Panameña de la Construcción, presidente de la Asociación de Administradores de Juegos de Azar, vicepresidente del Consejo del Sector Privado para la Asistencia Educacional y director tesorero de la Fundación Ruta Colonial Transístmica. En materia de turismo, considera que la falta de una estrategia ganadora impidió ofertar a Panamá como destino de clase mundial. Hoy, con la reglamentación y puesta en marcha del Fondo de Promoción Turística, el reto es posicionar al turismo como una herramienta de desarrollo sostenible en sus tres pilares: económico, social y ambiental.

¿Qué es el turismo para don Alfaro?

Es la industria que más puede llegar a las personas de bajo recursos económicos y brindar educación en las áreas lejanas y abandonadas de un país. Cuando hablamos de turismo, nos referimos a un negocio en el que todos pueden participar y lograr beneficios. Al referirnos, por ejemplo, a la industria del cemento, no podemos señalar que los señores de las comarcas pueden poner una fábrica de cemento, pero sí una turística; vendiendo sus atractivos para que otras personas que no conocen lo que es vivir en la naturaleza tengan la experiencia, pueden generar ganancias económicas y mejorar su calidad de vida.

¿Hoy, el beneficio del turismo llega a todas las clases sociales?

‘Gracias a un esfuerzo enorme en los últimos años y a la disponibilidad que tuvo el ministro anterior de turismo, se logró el Fondo de Promoción Turística'
 

Lamentablemente, no. Durante muchos años en Panamá el turismo lo hacía la gente que venía a realizar manejos bancarios, los soldados del ejército norteamericano y demás personas que traía la embajada de Estados Unidos en Panamá. Fuimos construyendo hoteles en la ciudad, creamos un movimiento de visitantes, mas no turistas. Al pasar el tiempo, ese visitante de negocios o el que ofrecía algún servicio se fue. Ahora el que viene es quien quiere experiencias naturales. Por ejemplo, un señor que vive en Japón, que solo ha visto en películas a personas que residen en un ambiente de hace 300 o 400 años, está dispuesto a venir a Panamá para convivir con ellos. Está presto a hacer turismo aquí para desayunar en el Pacífico y almorzar en el Atlántico. Para que esto se logre hay que tener todo bien organizado, el servicio y atención que él requiere; porque nadie hace turismo para ser tratado mal. Todo turista espera ser tratado igual o mejor que en su casa, y allí es donde fallamos los panameños.

¿Qué manos mueven el turismo en Panamá?

Hay de todo. Hay quienes piensan que el turista viene aquí para meterse en un cuarto de hotel o encerrarse en un restaurante o casino y hay quienes saben que el turista viene buscando una experiencia, a esos no les está yendo tan mal. El turista de hoy no busca concreto, busca experiencia, verde, montaña... Vienen a ver las cosas que ven en las películas. Aquí puedes encontrar monos, guacamayas en la ciudad; en otros países, por ejemplo Costa Rica, tienes que viajar desde la ciudad como tres horas para llegar a un lugar donde hay naturaleza. Panamá tiene todo, le ha faltado promocionarlo, esperamos que esto se logre con el Fondo de Promoción Turística. Otra cosa que nos ha faltado es ese deseo de servir. Pensamos que si servimos somos serviles.

Anualmente el Aeropuerto de Tocumen registra cerca de 14 millones de turistas en tránsito ¿qué estrategia se puede implementar para que ingresen a Panamá?

Son 16 millones de turistas los que llegan al aeropuerto; de esos, dos millones ingresan al país. Sí, 14 que solo pasan. Si nosotros logramos el 10% de esos 14 millones, tendríamos los dos millones, más un millón y medio, serían tres millones y medio de turistas en nuestro país, casi que igualaríamos la población de Panamá. Con eso, cada panameño podría recibir un segundo ingreso. El que vende paletas, en lugar de vender 10, vendería 20; el que hace el raspao, el que carga las maletas en el hotel, en los restaurantes... todos tendríamos más ingresos. Y con una diferencia: usted tiene que esperar al día 15 para recibir su pago; en el turismo, desde que el turista baja al aeropuerto, las personas empiezan a recibir beneficios. La gente no sabe que el turismo mueve dinero. Algunas dicen ‘¡ah!, pero la construcción mueve más, el Canal mueve mucho dinero'. El Canal y la construcción traen dinero fresco a Panamá, pero el turismo, aparte de ser la industria que más dinero fresco trae, con él se beneficia una cadena de gente. Cuando una persona llega, viene a dejar dinero que no existía en el país, ese dinero es el que realmente hace crecer la economía del lugar.

¿Qué acciones hay que mejorar prioritariamente en el turismo?

Gracias a un esfuerzo enorme en los últimos años y a la disponibilidad que tuvo el ministro anterior de turismo se logró el Fondo de Promoción Turística y ya Panamá podrá obtener promoción continua. Nuestro problema era que hacíamos promoción a partir del segundo y hasta el cuarto año de un gobierno nuevo. Los primeros meses el nuevo ministro echaba abajo todo lo que el ministro anterior hizo y le costaba un año y medio la curva de aprendizaje para comenzar a promocionar el país. Hacer un Fondo de Promoción que no estuviera sujeto al movimiento político era lo necesario. Estamos 10 años tarde en comparación con nuestros vecinos Colombia, Costa Rica, Guatemala y México. Pero finalmente ya lo tenemos. Podemos comenzar a contratar profesionalmente a quien maneje la promoción del país, eso va a ayudar mucho. Sin embargo, la oferta turística de Panamá tiene que estar en el universo de internet por cerca de seis u ocho meses, para que la gente comience a planear e incluirnos en sus vacaciones. Hay que trabajar, debemos prepararnos para que ese turista que viene el próximo año, se encuentre con una playa limpia, con un centro de salud en las montañas de Boquete, con buena atención, con buen servicio... Tenemos un año y medio para demostrar que los panameños podemos hacerlo bien.

¿Qué tiene don Alfaro en sus manos para trabajar?

Voluntad. La Cámara está compuesta por muchos miembros. Son gremios, muestra de un sector de la economía que se dedica al turismo, cuando todos ellos se unen para empujar la carreta hacia el mismo destino las cosas mejoran y dan resultados positivos para todos.

Conozcamos un poco más de Alfaro. Profesionalmente formado, 53 años de matrimonio, bisabuelo... ¿qué le hace falta por hacer?

Ver a mis bisnietos graduarse de la universidad aunque sé que es bastante pedir ( risas ). Me siento satisfecho de lo que he logrado en mi vida. Mantengo amistades desde kínder. Todavía nos reunimos una vez al mes para almorzar. Hago deporte, mi favorito es el golf.

¿Qué lo pone triste?

Cuando la gente, por egoísmo, no contribuye al bienestar de otras personas.

¿Qué ‘fórmula' utilizó para celebrar 53 años de matrimonio?

Conversar. Nadie es santo ni perfecto, y mucho menos moneda de oro. Hay que reconocer esto y ambos aceptar cuando se equivocan. Hay que apoyar a la otra persona, aunque a veces nos pareciera que lo que desea hacer no es lo correcto o no nos gusta. Si no le hace daño a nadie y es lo que quiere, hay que apoyarla.

Hablemos de temas sociales. ¿Se ha infiltrado los tentáculos de la corrección en el universo del turismo?

En efecto. Se han hecho muchas inversiones millonarias en este país con la excusa del turismo, que han sido para beneficiar solamente a grupos privilegiados, amigos del Gobierno del momento. En el tema de la publicidad, en los últimos 40 años se ha recibido el dinero y se ha malgastado, se ha gastado en publicidad que no tenía ningún valor. Se ha utilizado para beneficiar empresas específicas.

¿Es la cultura un negocio?

Hoy en día sí es un negocio. Usted ve los costos de la educación, la dificultad que tiene una persona de medios o bajos recursos. No importa cuan inteligente sea, no importa el deseo que tenga, si no tiene con qué pagar, es muy difícil. Vivimos en una época, no solo en Panamá, sino en varias partes del mundo, en la que hay becas para estudiar y resulta que no se la dan a ese muchacho de bajos recursos que tiene notas sobresalientes en la escuela, sino al hijo o sobrino de fulano. En la educación hay mucho egoísmo y le estamos negando el éxito a muchas personas, pues sabemos muy bien que la educación es la base del éxito.

comments powered by Disqus