Cultura 14/07/2019 - 12:04 a.m. domingo 14 de julio de 2019

El Cerro Ancón ya tiene publicación propia

El libro fotográfico, con imágenes de Sergio Ochoa y textos de Orlando Acosta ofrece un recorrido por la historia y el significado que este accidente geográfico tiene para la ciudad de Panamá


Anterior Siguiente Fotos Previas Fotos Próximas

Esther M. Arjona
earjona@laestrella.com.pa

Guarda importantes episodios de la historia de nuestra ciudad, próxima a cumplir 500 años; inspiración para poetas, hogar de vida silvestre y refugio de aves migratorias.

Es un importante pulmón de la ciudad ; el verde adquiere un significado mucho más vivo desde sus faldas hasta la cima. Es el mayor símbolo de nuestra soberanía. Estos son algunos de los significados que el cerro Ancón tiene para los panameños, por ello, resulta muy acertado que la recién estrenada Editorial Hierbabuena dedicara su primera publicación a este mágico lugar.

El Cerro Ancón es un libro fotográfico de 160 páginas y tapa dura. Con imágenes de Sergio Ochoa y textos de Orlando Acosta, se presenta en este primer ensayo fotográfico, ‘un recorrido por la geografía, historia y el significado de este importante referente natural y emocional de los panameños', según comunicado de prensa.

La publicación, resultado del emprendimiento editorial de varios amigos, en colaboración con empresarios locales fue lanzada hace unos días atrás, en presencia de sus autores, patrocinadores, medios de comunicación e invitados especiales.

La presentación estuvo a cargo del arquitecto Patrick Dillon, para quien la publicación ‘es una contribución para entender la complejidad y el conflicto bajo el cual el Cerro Ancón ha estado en sus siglos de vida urbana'. El libro nos permite entender ‘la riqueza que tiene el Cerro en la vida de nuestra ciudad'.

Al igual que sus tres hermanos, Dillon nació en el cerro Ancón, para ser más específicos, en el Hospital Gorgas y contó a la concurrencia cómo su niñez estuvo marcada por un lugar que le trae los más fabulosos recuerdos.

‘Recuerdo una reunión en casa con unos amigos de mis padres, puedo haber tenido seis años, y llegó un ciervo al jardín. Aun hoy día me sorprende este hecho y hace solo unas semanas vi de nuevo un ciervo, probablemente familia de aquel que vi hace 50 años atrás', contó. Para el arquitecto, el libro le ha generado ‘una especie de cascada de recuerdos de mi infancia'.

Dillon hizo un recorrido histórico sobre el cerro Ancón, que se inició cuando su cima, hace millones de años atrás estaba sumergida.

La protección y defensa que podía ofrecer el cerro Ancón ante un ataque de los piratas fue una de los elementos a considerar a la hora de establecer un nuevo asentamiento para Panamá, luego de que la ciudad fuese devastada por un incendio tras el ataque de Henry Morgan.

Poco más de cien años atrás, la construcción del Canal de Panamá puso nuevamente en relevancia el papel del cerro Ancón, escogido para establecer el centro neurálgico de esta empresa, dirigida por el gobierno estadounidense. En sus faldas se erigió el edificio de la Administración y se diseño el centro administrativo de toda la zona del Canal. De sus entrañas se extrajo el basalto con el que se construyeron las esclusas de Miraflores y Pedro Miguel y en Quarry Heights, se estableció un centro de inteligencia y comunicaciones. Con su nombre se bautizó el primer vapor que cruzara en recién inaugurado Canal.

En la gesta del 9 de enero 1964el cerro tuvo un papel trascendental y, posterior a la firma de los tratados Torrijos-Carter, el inicio del proceso de reversión se marcó con la izada de la bandera panameña en su cima en 1979.

‘Visualizamos el futuro que traerá proyectos que impactarán el entorno del cerro con la construcción del cuarto puente y la línea 3 del metro', advierte Dillon, ante esto, guarda la esperanza de que la importancia del entorno del Ancón siga siendo reconocido para que sea protegido. ‘Es un tesoro que hay que preservar a toda costa', concluyó.

‘Puedo haber tenido seis años, cuando llegó un ciervo al jardín. Hace solo unas semanas vi de nuevo un ciervo, probablemente familia de aquel que vi hace 50 años atrás',

PATRICK DILLON

La publicación tiene 160 páginas, con excelentes fotografias de Sergio Ochoa y textos de Orlando Acosta.
 
comments powered by Disqus