Farándula 29/10/2018 - 12:00 a.m. lunes 29 de octubre de 2018

Carlos Rivera: ‘Somos eso que tanto criticamos'

El cantautor mexicano llega a Panamá con su nuevo disco ‘Guerra', un grito contra la desigualdad, la tiranía y la xenofobia

Anterior Siguiente

Ivette Leonardi
ivette.leonardi@laestrella.com.pa

A Carlos Rivera (Huamantla, 1986) hay que contarlo. Es de los seres que pisan fuerte en la tierra. Luce un suéter militar y unos jeans claros, como si quisiera denotar un aire combatiente y heroico. Si se le antoja, pudiese ser un seductor como muchos de los que transitan en la industria, o uno de esos artistas que aplauden el amor siendo ‘felices los cuatro'. Pero él no lo hace. No es su estilo. Tras unos años descubrió que no solo canta, también compone. Lo hace con sustancia, compromiso, queja y, sobre todo, pasión. Cuida el mensaje porque todo cantante ‘debe tener un compromiso social', dice. Con su nuevo trabajo, Guerra , de Sony Music, llega a Panamá. Un disco con doce temas de ritmos distintos, incluyendo ‘Recuérdame', de Coco , el filme de Disney. ¿Quién es Carlos Rivera? ¿Dónde termina lo personal y dónde comienza su música? Aquí, está él para responderlo.

El nombre Guerra puede sonar fuerte para quien no conoce su significado. ‘Es un tributo a las mujeres de mi familia. No puedo huir de la guerra porque me llamo Carlos Rivera Guerra. Quise subrayar el apellido de mi madre porque es mi guerrera máxima. Las madres son quienes nos enseñan a ser guerreros. Son las fuertes, las que marcan nuestra disciplina', explica el cantante.

‘Las canciones que más han conectado con la gente son las más inesperadas, esas que han llegado de repente. Por eso le hago caso a la inspiración',

CARLOS RIVERA

CANTAUTOR MEXICANO

Enaltece, sin reservas, la admiración a las mujeres de su familia: su abuela, su madre y su hermana. ‘Esta es una manera de reivindicarlas', acota. ‘Vengo de un matriarcado real: mi abuela fue presidenta municipal de su pueblo, fue una líder. Mi hermana mayor es una guerrera. Mis tres hermanos y yo siempre las hemos visto como ejemplo, sonríe.

Rivera no es el típico macho mexicano con ‘charros' e ideas individualistas; al contrario, es un hombre que pregona la igualdad. ‘En mi educación no existe diferencia de géneros', puntualiza.

En el caso de la composición, Rivera lo tiene claro: es un firme seguidor de la inspiración y si hay que invocarla ‘no le veo ningún problema', pero cuando llega ‘dejo todo para sentarme a escribir', afirma. ‘No hay manera de escribir una canción sin inspiración. Si ahorita me pides que te escriba algo, tal vez salga nada', expone. ‘La mayoría de estas canciones las escribí en un aeropuerto o en las carreteras. Son esos los lugares donde mayormente estoy', revela.

En su trayectoria como compositor ‘las canciones que más han conectado con la gente, son las más inesperadas, que han llegado de repente. Por eso le hago caso a la inspiración', desvela. ‘Escribo sin instrumento. Solo canto y después bajo a notas', añade.

‘¿Que qué hay de cierto que se compone cuando irrumpe la tristeza o el despecho? ¡Híjole!, no creo. Este disco está escrito con mucho amor. Hay una canción: (‘Sería más fácil') y yo me imaginé en esta situación, una que no espero vivir', sonríe.

Carlos Rivera cree que el reguetón no es un género que rozaría en estos momentos, aunque se lo ha cuestionado. ‘Trabajar con Andrés Castro (quien hizo el éxito de ‘La bicicleta' y ‘El anillo pa' cuándo') me preguntaba si la música que ofrecíamos, en el disco, debía irse por esos ritmos', confiesa. ‘No podemos hacer caso omiso a los sonidos que están ahora', acota. Y es que en Guerra Rivera encontró la manera ‘de hacer melodías y géneros que hicieron bailar el mundo: como la lambada, en ‘Bendita tu vida', o ‘Regresar a mi corazón', con Gipsy King tocando una rumba flamenca', describe.

En otro escenario, al conversar sobre tecnología, Rivera apela a la conciencia del usuario. ‘No ventilo mi vida personal en mi Instagram', matiza, porque para él ‘las plataformas digitales, bien conducidas y bien manejadas pueden ser una herrami enta de trabajo', reflexiona.

‘GRITO DE GUERRA'

‘Que se atrevan a pensar que son eternos. No se han dado cuenta, de que están enfermos', dice Rivera en ‘Grito de Guerra'. Si la escuchan se darán cuenta de que hay allí clamor e historias actuales de una sociedad que sufre y que padece el abuso de poder. ‘Hice esta canción inspirada en Venezuela. Siempre he dicho (refiriéndose a gobiernos como el de Nicolás Maduro) ¿quiénes son ellos sin ese puesto de poder? ¿Qué somos nosotros sin ellos? Seguimos siendo nosotros', subraya.

‘También me llena de mucha tristeza lo que está pasando con la caravana de migrantes hondureños. Ahora en México somos eso que tanto criticamos', lamenta el artista.

‘Me preguntas que qué espero de López Obrador. Tengo esperanza que cumpla las cosas buenas que prometió. Hay demasiadas esperanzas en él. Hoy es difícil creer en cualquier político. Ojalá que podamos ser más compasivos con los más vulnerables', responde.

Hace unos años Rivera acariciaba las primeras texturas del éxito al ganar el popular concurso mexicano La Academia. En ese entonces conoció el único camino donde se sentía él mismo: la música. Pero fue el compositor venezolano Franco de Vita quien descubrió la esencia de su talento. ‘Él creyó en mi talento y quería apoyarme. Me invitó a sus giras, eso me trajo a Panamá la primera vez', evoca.

Dice Silvio Rodríguez que ‘la guerra es la paz del futuro' y Rivera lo confirma, pero a su manera de ver la vida. ‘Es así, como dices. Pero tengo fe de que algún día todo cambiará'.

comments powered by Disqus