Cultura 10/09/2018 - 12:00 a.m. lunes 10 de septiembre de 2018

Las Bambitches, un trío con ‘flow' y pop patrio

Noelia, Carmen y Wynter, una nueva propuesta musical que promete reivindicar el género y cautivar con el contenido de sus canciones


Anterior Siguiente

Ivette Leonardi
ivette.leonardi@laestrella.com.pa

‘Las Bambitches' es un nombre que pudiese malinterpretarse si se desconoce su significado. Viene de una expresión entre amigas y se refiere a ‘mujer con fuerza, mujer libre', dicen ellas.

Noelia, Wynter y Carmen conforman un grupo, con muy buena vibra, que pretende revolucionar el pop patrio. Denotan inocencia cuando hablan, pero a la vez una picardía rebelde. Son una propuesta capaz de empalmar sublevación con buena música, pasión y despecho con narrativa, sin rozar el lado cursi ni redundante.

Juntas representan clase unión y complicidad, cualidades muy apreciadas en la actualidad. Hoy, con Infinty Music, presentan sus nuevos temas, que definen como un relato de amor con principio y fin. ‘Evitando', ‘Culpa Tuya', ‘Ojalá que Llueva', ‘Haré lo que yo quiera' y ‘La Cura' son las canciones. Y así, como está escrito, es el orden de su historia, impulsada por YouTube y Spotify.

‘A las mujeres feministas, aquí en Panamá se les han visto atacando al hombre y nosotras no somos de atacar. Buscamos la igualdad. Todos tenemos los mismos derechos. Nosotras no somos de pelear con nadie, simplemente queremos que la gente entienda que podemos hacer lo que queremos',

CARMEN

ARTISTA

Estas chicas, con suficiente flow y estilo, cuentan que el teatro las unió hace un par de años y que participar en un Macrofest fue el atractivo para incursionar en la selva musical. ‘Coincidimos en una obra. Carmen y yo estábamos actuando y Wynter era quien componía. Allí decimos hablar de música y crear un concepto. Comenzamos con el rock. imagínate', evoca Noelia. En ese entonces, solían llamarse ‘The Frantic Ballerinas' y jamás imaginaron sentirse tan a gusto: creando ritmos y esquivando los pesares que llevaban a cuestas. ‘El ‘man' con el que salía me dejó. Estaba un poco aturdida. Pero vino esta relación con la compañía musical (Inifinity music que ahora posee 574 estudios) y surgió todo lo que venimos a traerles', relata Carmen.

‘¿Qué si es necesario saltar al reguetón para alcanzar el éxito? Creo que el reguetón es algo trending. Es algo más de latinos. Es un riesgo necesario y hay que evolucionar con la onda', afianza Noelia. Carmen y Wynter la apoyan. ‘Lo urbano es lo más trendding , Ahora no es reguetón puro, es una mezcla de sonidos, de ritmos y al final es lo que nosotras llamamos pop', destacan.

Este trío lo tiene claro: ‘en la unión está la fuerza', porque aseguran ser ‘firmes creyentes de que nosotras como mujeres debemos estar unidas y que juntas logramos mucho más'.

Ellas mezclan su coherencia con un vaivén escénico dulzón y atrevido. Entienden el feminismo como la igualdad y no el desprecio de la otra cara de la moneda. ‘A las feministas, aquí en Panamá, se les ha visto atacando al hombre. Nosotras no somos de atacar. Buscamos la igualdad. Todos tenemos los mismos derechos. Nosotras no somos de pelear con nadie, simplemente queremos que la gente entienda que podemos hacer lo que queremos', explica Carmen.

‘¿Que a qué no sobrevivimos? A la mala vibra. Siempre tenemos la quema del palo santo. Aunque pensándolo bien, no sobrevivimos sin maquillaje. Lo necesitamos, friend. El correctorcito en su sitio. El lipstick …. Ríen.

‘Las Bambitches' suenan a juventud y a riesgo. ‘¿Que cómo manejamos el amor en tiempos de Tinder? ¡Uy! Si te contara…. Acabo de venir de una cita de Tinder (ríen sonrojadas). Estoy saliendo con alguien que conocí por esa aplicación. Realmente Tinder no es nada más lo que se dice que es. Hasta hemos hecho negocios por allí', cuenta Carmen.

Parecen ser mujeres centradas y con determinación. Ellas cuentan que han pasado por un mundo en el que entre mujeres ‘nos miramos como competencia y no como solidarias y esto no debería ser... Cuando no tienes ego haces las cosas con amor', indica.

comments powered by Disqus