Cultura 06/09/2018 - 12:00 a.m. jueves 6 de septiembre de 2018

Arte para repensar la colonización

‘A la deriva', la primera exposición individual de Laura V. Molinares cuestiona la postcolonización y su impacto en la búsqueda del ‘YO'

  /

Anterior Siguiente

Daniel M. Alarco
dmolina@laestrella.com.pa

Por estos días, cruzar el umbral de la galería Antítesis, en el edificio Bolívar de Bella Vista, es adentrarse en una sugestiva exposición de arte que examina el colonialismo y cómo este engranaje de hace cinco siglos todavía marca el pulso de la idiosincrasia panameña de nuestros días.

‘A la deriva' —la primera exhibición individual de la artista multidisciplinaria Laura V. Molinares— recibe al público con la pieza ‘Velando por un mañana': una gigante vela de carabela confeccionada con tela de zaraza —que se utiliza tradicionalmente para el pollerón montuno— que ondea con ayuda de un abanico industrial y dificulta la lectura de un manifiesto escrito con pintura blanca, criticando conceptos como la soberanía y la individualidad frente a lo colectivo.

‘Estas piezas de modelado tienen que ver con la dialéctica en torno a la mujer. Por un lado, celebrar a la mujer y la sexualidad femenina. En contraste, tiene relación con la sexualidad como objeto de consumo, tan simple como una papaya y un melón',

LAURA V. MOLINARES

ARTISTA MULTIDISCIPLINARIA

‘La colonización no se fue con la independencia', se lee en una parte del texto que Molinares empezó a escribir en spanglish —en referencia a la clase media alta local— hace cuatro años, como parte de su proceso de investigación y experimentación en la Universidad Goldsmiths de Londres.

Los cabos de la vela están anclados a pequeños montículos de arena que la artista trajo de Colón —otro pequeño gesto a la Conquista— y sobre esta reposan unas tinajas moldeadas en forma de papayas y melones.

‘Estas piezas tienen que ver con la dialéctica en torno a la mujer. Por un lado, celebrar a la mujer y la sexualidad femenina. En contraste, tiene relación con la sexualidad como objeto de consumo, tan simple como una papaya y un melón', explica la artista, quien posee una doble licenciatura, en Bellas Artes y Cultura Visual.

Algunas de las piezas tienen huecos, aparentando estar podridas. Por esos agujeros, pasan trozos de cabos similares a los que sostienen la vela de zaraza que continúa ondeando durante el recorrido; como si la colonización hubiese irrumpido en la naturaleza de los frutos. ‘Las mujeres vivían semidesnudas y el utilizar ropa o taparse vino con la conversión a la religión, que fue por supervivencia', agrega la artista.

Frente a esta serie de tinajas se levanta un texto prácticamente ilegible escrito en lápiz sobre uno de los muros blancos, titulado ‘Bajo ninguna circunstancia hay posibilidad de traducción'.

21

SEPTIEMBRE

La primera exhibición individual de Laura V. Molinares podrá visitarse de manera gratuita y guiada por la artista, a través de citas. Más info en: hola.antitesis@gmail.com

Este texto, que abre con la frase ‘una identidad asignada no asimila la identidad perdida', también ahonda en la búsqueda de la individualidad, como si se tratara de un texto que precede al de ‘Velando por un mañana', donde en lugar de ‘YO' —en mayúsculas— lo protagonizan los ‘YOS'.

‘YOS will be all. /to'os are too blind to see. /‘I' will cease to exist' (YOS será todo. Todos están muy ciegos para ver. ‘Yo' dejará de existir), concluye el texto de la vela de zaraza.

El poder, la identidad, la lucha de clases y la ambigüedad del rol de la mujer, son las dimensiones que Laura V. Molinares explora y plasma de manera subversiva —y hasta incómoda para una parte de la audiencia— haciendo uso del modelado, la pintura, el texto y la instalación.

UNA IDENTIDAD ‘ASIGNADA POR EL PODER HEGEMÓNICO'

En el texto curatorial de la muestra ‘A la deriva', Jennifer Choy, codirectora de la galería Antítesis y curadora, señala que por medio de la educación formal, se nos adoctrina que el ‘Descubrimiento' de América ocurrió en 1492 y que en los años subsiguientes, distintas potencias europeas compitieron por la exploración, conquista y colonización de nuestros suelos, resultando así en el surgimiento de nuevos híbridos de cultura y Estados.

‘En referencia a esto, el trabajo de Molinares sugiere que muchos aspectos sobre nuestra identidad se nos fueron asignados por los poderes hegemónicos', apunta Choy.

Entre las infinitas conversaciones que se tuvieron en el proceso de realizar esta muestra, continúa la curadora, una de las que más resonó pertinente a lo anterior fue sobre ‘mejorar la raza'. ‘Esta frase —comúnmente utilizada en todo aquel sitio que fue colonizado— es producto de las jerarquías que fueron arraigadas en nosotros, especialmente en la mujer latina, delineando fuertemente las dinámicas entre el colonizador y los colonizados'.

Choy añade que este tipo de frases no solo someten a la identidad latina, sino que demuestran las diferentes formas de opresión que vienen de la mano con la colonización.

‘Si bien es cierto que las carabelas La Niña, La Pinta y la Santa María ‘se hundieron con sus imponentes velas' definitivamente el 28 de noviembre de 1821, Molinares te invita una vez más a reflexionar: ¿Se fue verdaderamente la colonización con la independencia?', concluye la cordirectora de Antítesis.

comments powered by Disqus