Sociales 21/08/2019 - 12:00 a.m. miércoles 21 de agosto de 2019

Niños ngäbe buglé danzan para reafirmar el acervo cultural

Los estudiantes acudieron al día de cierre de la Feria Internacional del Libro para presentar algunos de los bailes representativos de las comunidades autóctonas

  /

Yandira Núñez
yandira.nunez@laestrella.com.pa

Entre sonrisas, expectativa y colores, un nutrido grupo de jóvenes estudiantes del Centro Educativo Básico General Altos de Jesús, ubicado en la comarca Ngäbe Buglé, distrito de Ñürun, acudió este domingo a la XV edición de la Feria Internacional del Libro para presentar algunas de las danzas tradicionales que son sello cultural de esta comunidad.

Deivis Garrido, docente de la entidad, explicó que la iniciativa tuvo como finalidad ‘mostrar la esencia cultural y el aporte de la comarca, uno de los pueblos originarios más antiguos del país', además, ‘consideramos primordial que estos niños valoren su esencia y la cultiven'.

Los niños, con edades entre 11 y 14 años, ejecutaron seis danzas para ‘compartir el amor hacia la naturaleza, los recursos naturales y los animales'.

Su deseo es ‘rendir honor a los presentes y hacer escuchar sus voces. Sentir que existen, que están vivos y mostrar el amor que sienten hacia el cuidado del ambiente, además de la unidad que conservan como pueblo', afirmó.

La directora del plantel, Mélida Vergara, comentó que los estudiantes reciben una formación que contempla el baile ‘jegui', donde se refuerza el lenguaje intercultural bilingüe. ‘Nuestra meta es fortalecer nuestras tradiciones, en especial lo más puro y autóctono', citó.

Las danzas tradicionales y costumbres del pueblo Ngäbe Buglé, tan arraigadas al diario convivir con los elementos de la naturaleza, son un homenaje a la preservación de especies animales, bosques y ríos que muchas veces están en peligro de extinción.

Según información oficial del distrito de Besikó, las danzas típicas ngäbe ‘son bailes que han pasado de generación en generación, desde tiempos ancestrales, cuando a la luz de la luna llena o de una guaricha (lámpara de queroseno) se celebraban los festivales por espacio de tres días, incluyendo las conocidas balserías y otras actividades'.

Cuando se realiza una celebración importante, como el aniversario de la creación de la comarca Ngäbe Buglé, los danzantes lucen vestidos de múltiples y llamativos colores, acompañados de chaquiras (cuellos de cuentas de colores), plumajes y pinturas naturales, entre otros ornamentos'.

comments powered by Disqus