Política 30/11/2018 - 12:00 a.m. viernes 30 de noviembre de 2018

La violencia en el hogar tiene rostro femenino

El mes de noviembre, que concluye hoy, está dedicado a la lucha contra la violencia hacia las mujeres. Dos abogadas con miradas distintas analizan el fenómeno, que no es exclusivo de Panamá. Además de la violencia, existe la desigualdad de género

  /

Anterior Siguiente

José Arcia
jarcia@laestrella.com.pa

‘LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER FORMA PARTE DE LA NORMALIDAD DEL PAÍS, ESTÁ NATURALIZADA DESDE LA FORMA COMO SE PRESENTA EL PROBLEMA EN LOS MEDIOS MASIVOS'.

DEIKA NIETO 
ABOGADA

PANAMÁ TIPIFICÓ EL FEMICIDIO EN 2013. ¿CUÁL ES SU ANÁLISIS DE ESTA NORMA?

La ley vino a responder a la situación existente, presión social de grupos de mujeres y una realidad que explotaba en la cara; se identificó un problema y las autoridades no tenían una respuesta clara al tema, de ahí que al surgir esta opción fue asumida al menos como una respuesta política al tema.

¿CUÁL ES SU ANÁLISIS SOBRE LO QUE OCURRE EN PANAMÁ EN CUANTO A LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER?

El análisis es la voluntad política frágil en enfrentar el tema, el hecho de que la reglamentación de la ley haya demorado un lustro evidencia la poca urgencia o claridad para enfrentar la problemática. La violencia contra la mujer forma parte de la normalidad que vivimos en este país y que se encuentra totalmente naturalizada, desde cómo se presenta el problema en los medios de comunicación hasta cómo se justifica en el día a día en nuestros hogares.

¿CÓMO EVALÚA LAS POLÍTICAS PARA CONTRARRESTAR LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER?

Sin contundencia, a veces las siento como unas pastillas que se le dan al enfermo para sobrellevar la enfermedad, pero no van a la raíz de la esta. De nada nos sirve tener leyes con dificultades para concretar, con funcionarios (as) sin sensibilidad en la materia y con precariedad en las instituciones que desarrollan las acciones para combatir la violencia.

¿CONSIDERA QUE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER ESTÁ ASOCIADA AL MACHISMO?

Así es, al sistema machista, donde la violencia en contra de las/los débiles forma parte de la regla. Este sistema que forma a hombres y mujeres por igual considera que hay un ser humano con una condición distinta, a quien se le puede cargar socialmente y agredir; un sistema en donde al momento de entenderlo, los hombres tienen una expresión social de desarrollo público e independiente; y las mujeres están vinculadas a lo privado, al hogar y a la total dependencia en lo económico, social y emocional. Las mujeres en nuestro mundo son seres con mayores dificultades para encontrar autonomía, empoderamiento y libertad; es más, el hecho de que se logre siempre provoca que se le castigue individual o socialmente.

¿ES MACHISTA LA SOCIEDAD PANAMEÑA?

La mayoría de las sociedades en las que no está entendido que el cambio debe venir desde lo cotidiano y cultural, pasando por la educación formal, con un compromiso de la sociedad liderado por el Gobierno, son machistas y muy difícilmente se podrán superar las violencias y discriminaciones. Es decir, aún debemos trabajar para que Panamá no sea machista...

¿QUÉ RECOMIENDA PARA ACABAR CON LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER?

Los cambios reales que se han dado en el mundo se realizan cuando la sociedad, de manera casi uniforme, identifica una problemática y decide enfrentarla a través de diferentes niveles de atención: político, social, con estrategias claras que identifiquen la raíz y busquen erradicarla y no establecer paliativos al tema. Cada vez que hablo de enfrentar el problema de la violencia contra la mujer, pongo el ejemplo del cinturón de seguridad que no era utilizado por nadie en Panamá; de hecho, había carros que ni lo tenían, hasta que tuvo lugar una decisión política y social en el tema. Hoy en día, casi todas las personas que se suben a un auto lo primero que hacen es colocarse su cinturón de seguridad; es el inicio de lo que debe ser una política clara para que las mujeres tengan una vida en equidad y libre de violencia.

‘LA PRINCIPAL CAUSA DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER O VIOLENCIA DOMÉSTICA ES EL ALCOHOL. HAY QUE AUMENTAR EL IMPUESTO AL LICOR PARA CONTRARRESTAR EL PROBLEMA'.

EDNA RAMOS 
ABOGADA

PANAMÁ TIPIFICÓ EL FEMICIDIO EN 2013. ¿CUÁL ES SU ANÁLISIS DE ESTA NORMA?

Considero que, independientemente de que sea una mujer o un hombre, un homicidio es un homicidio. Si existe la agravante de que hay una mayor fuerza del agresor y si hay una relación marital o de otro carácter, evidentemente el castigo debe ser mayor. Yo no comparto mucho los criterios de las feministas, pero respeto el trabajo que hacen y el tiempo que le dedican el tema.

¿CUÁL ES SU ANÁLISIS SOBRE LO QUE OCURRE EN PANAMÁ EN CUANTO A LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER?

La principal causa de la violencia contra la mujer o violencia doméstica es el alcohol. Las empresas dedicadas a la producción de esta droga lícita tienen ganancias y no se ha dado el debido tratamiento fiscal que corresponde. Si yo fuera presidenta de la República, pondría un alto impuesto al consumo de licor, de por lo menos 20%, y esos se destinarían para contrarrestar los problemas de violencia doméstica que destruyen hogares y generan delincuencia, porque los niños o adolescentes que la sufren, si no son tratados adecuadamente, terminan en la violencia.

¿CÓMO EVALÚA LAS POLÍTICAS PÚBLICAS PARA CONTRARRESTAR LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER?

Las políticas públicas están plasmadas en el Código de la Familia, pero el Código de la Familia generó dos situaciones extremas de ineficiencia. La primera situación es que ha sido utilizado de manera abusiva por una de las partes, que al querer deshacerse de una relación acusa a su pareja de violencia doméstica e, inmediatamente, sin que existan evidencias, se decretan medidas que terminan perjudicando a la familia. Si existía la posibilidad de un puente de comunicación, automáticamente se rompe. Las medidas en contra de la pareja acusada terminan, en ocasiones, desintegrando a la familia. Por otro, lados los jueces son muy temerosos al aplicar medidas cuando hay riesgo o peligro que atenta contra las víctimas de la violencia doméstica. Por ejemplo, cuando hay amenazas de muerte no actúan oportunamente. Otra ineficiencia que tiene el sistema es que, por ejemplo, una mujer que es maltratada por su pareja debe hacer un vía crucis para reclamar justicia. Debe acudir a seis dependencias judiciales. Tiene que acudir a la Fiscalía de Familia para denunciar la violencia doméstica y que le den las medidas de protección; debe acudir a un Juzgado de Familia a presentar una demanda de divorcio. Además, si hay hijos de por medio, la mujer debe ir a un Juzgado Municipal a presentar una demanda de pensión alimenticia y, si hay bienes de por medio, eso se realiza en otra jurisdicción judicial... si desean establecer la guarda y crianza, es en otro despacho.

¿CONSIDERA QUE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER ESTÁ ASOCIADA AL MACHISMO?

Es muy fácil hablar de machismo, pero no se trata solo de machismo, sino que no hay certeza del castigo. Los violentos saben que no hay certeza del castigo por las razones que le explicaba, de que una mujer que es víctima de violencia debe acudir a varias dependencias judiciales para sus reclamos, y con la mora judicial que existe en este país, pasan dos años para que finalmente le otorguen la razón.

¿ES MACHISTA LA SOCIEDAD PANAMEÑA?

¡Sí, claro que lo es! Una prueba de eso es la dificultad que tienen las mujeres para demostrar que tienen la misma capacidad que los hombres, a pesar de las diferencias salariales que existen, aunque ocupen los mismos cargos o ejerzan las mismas labores. Todavía estamos esperando que se cumpla con el mínimo de 30% de mujeres en las directivas corporativas en el sector público y privado; cuando eso ocurra, verá que este país se ordena.

¿QUÉ RECOMIENDA PARA ACABAR CON LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER?

Lo primero es tomar las medidas contra el consumo del alcohol y otras drogas lícitas e ilícitas. Lo segundo es crear centros de atención a las víctimas en lugares más accesibles y, en tercer lugar, crear una jurisdicción de familia, en la que un solo juez conozca las necesidades de la víctima para toda la situación, tanto civil como penal.

comments powered by Disqus