Política 14/09/2017 - 12:05 a.m. jueves 14 de septiembre de 2017

El subsidio electoral busca combatir uso de dinero sucio en política

Las opiniones a favor del uso de fondos del Estado para la política contrarrestan a quienes no están de acuerdo con que se gaste dinero del Estado en política. El debate apunta a la reducción de los subsidios

El subsidio electoral está contemplado en el Código Electoral y se reparte entre los partidos políticos. / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

El subsidio electoral está contemplado en el Código Electoral y se reparte entre los partidos políticos.

Ismael Gordón Guerrel
igordon@laestrella.com.pa

La asignación de $96.1 millones al subsidio electoral para el próximo quinquenio genera opiniones encontradas, pero las consultadas por La Estrella de Panamá coinciden en que es necesario para evitar la penetración de dinero ‘sucio' en la política.

Los analistas argumentan que es mejor este sacrificio del Estado a que los políticos lleguen al gobierno debiendo sus campañas electorales a donantes con múltiples intereses.

DINEROS PÚBLICOS PARA POLÍTICA

El Estado debe aportar dineros para los partidos políticos y candidatos

Mediante la Ley 22 de 1997, por la cual se reformó el Código Electoral, se instituyó el financiamiento público a los partidos. Esta norma empezó a regir a partir de las elecciones de 1999.

El veterano político del Partido Revolucionario Democrático (PRD) Francisco Sánchez Cárdenas, quien defiende la inversión del Estado en la política, asegura que ‘para mantener la democracia se debe invertir en ella, pero con control', en referencia al dinero que se destinará para el subsidio político del próximo quinquenio.

‘Mientras el pueblo siga acostumbrado al clientelismo, la política debe ser asunto estatal y no permitir (la penetración de) la plata privada. Estoy seguro de que cuando tengamos al pueblo educado y trabajando, no necesitaremos tanta inversión estatal en la política', indicó Sánchez Cárdenas, quien fue presidente del PRD.

El Código Electoral establece que el gobierno deberá destinar al subsidio electoral el 1% de los ingresos corrientes del Estado, tomando como referencia el presupuesto del año anterior a las elecciones. El Tribunal Electoral ya tiene fijada la cantidad para el próximo quinquenio en momentos en que discute el presupuesto del próximo año fiscal.

POLÍTICA VS. NECESIDADES

El politólogo Richard Morales reclama que en un país con graves necesidades sociales, como Panamá, ‘es inaceptable desperdiciar tal cantidad de dinero en propaganda y caravanas'.

El Código Electoral autoriza a los partidos políticos a destinar el 70% de estos fondos a la propaganda política.

‘En vez de limitar el peso del dinero en la actividad política, el Tribunal Electoral ha optado por hacer lo contrario, pero ahora lo hace con fondos públicos', dijo Morales.

Añadió que ‘con esta fórmula, se asigna un monto desproporcionado a los tres partidos hegemónicos', a la vez que hizo un llamado de atención porque de esta manera ‘se intenta legitimar el despilfarro electoral de las últimas elecciones', reclama Morales, quien participó en la mesa de la Comisión de Reformas Electorales.

‘El Tribunal Electoral y los tres partidos hegemónicos, agrega, han coludido para hacer de la democracia un negocio', sostiene el joven analista.

Durante el debate en la Mesa de la Comisión de Reformas Electorales, el Foro Pro Reformas, el cual agrupa a las organizaciones de la sociedad civil, luchó contra los representantes de los partidos políticos para reducir el monto para el financiamiento de las contiendas, pero no tuvo éxito. Su propuesta era que la cifra fuera del 0.50% de los ingresos corrientes; es decir, la mitad de lo que se aprobó en la ley.

La lucha no logró frutos en la Mesa y fue llevada por el mismo Foro a la Asamblea Nacional, durante la discusión del proyecto de ley, que reformó el Código Electoral, pero tampoco consiguió el aval de los diputados.

Freddy Pittí, quien representó a grupos de la juventud en la Comisión de Reformas Electorales, explica que la aspiración de muchos sectores es que el financiamiento de las campañas políticas sea 100% responsabilidad de Estado.

En opinión del joven, de esa manera ‘evitaremos que multimillonarios, dinero ilícito y/o hasta del narcotráfico, siga permeando en las campañas políticos y poniendo personas corruptas, y comprometidas con otros intereses en importantes cargos de nuestra estructura democrática'.

Sin embargo, añade que desde el Foro de Jóvenes pro Reformas Electorales se considera que ‘los montos son altos, sobre todo por el rol tan deficiente que han desempeñado los partidos políticos, que se llevan la mayor parte del financiamiento estatal'. El joven político asegura que la idea es que las campañas sean contiendas donde se pueda medir quienes tienen mejores ideas, propuestas, trayectoria y no una competencia para derrochar dinero, comprar conciencias y regala más enseres. ‘Esta última es la forma incorrecta de hacer campaña política', concluye.

Cada cinco años, el subsidio electoral mantiene una tendencia a incrementarse.

Mediante la reforma al Código Electoral de 1997 que empezó a regir desde 1999, se instituyó el financiamiento público a los partidos.

El Tribunal Electoral desembolsó en el quinquenio 2014-2019 para este fin $42.3 millones. En el quinquenio 2009-2014, se entregaron $33.7 millones.

comments powered by Disqus