Política 05/06/2018 - 12:00 a.m. martes 5 de junio de 2018

Pedido de dispensa por $300 millones genera suspicacias

Para el politólogo Richard Morales, la dispensa pudiera ayudar a zanjar las diferencias entre el oficialismo y la oposición, para acercar posiciones y lograr un consenso en torno a la nueva junta directiva de la Asamblea

El ministro De La Guardia aseguró que el pedido de la dispensa es una recomendación del FMI. / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

El ministro De La Guardia aseguró que el pedido de la dispensa es una recomendación del FMI.

Gustavo A. Aparicio O.
gustavo.aparicio@laestrella.com.pa

El anuncio del presidente de la República, Juan Carlos Varela, de llevar un proyecto de ley para solicitar a la Asamblea Nacional una dispensa de $300 millones para mejorar el nivel de crecimiento económico del país podría traer otro elemento de conflicto entre la bancada oficialista del Partido Panameñista y la actual mayoría legislativa conformada por el Partido Revolucionario Democrático (PRD) y Cambio Democrático (CD).

No obstante, para los expertos este tema más que generar diferencias, podría ser parte de un ofrecimiento del gobierno para acercar posiciones y lograr un consenso entre las bancadas, en torno a la elección de la nueva junta directiva de la Asamblea y la ratificación de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

JUSTIFICACIÓN

Ayer el ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio De la Guardia manifestó que con esta dispensa se espera recuperar parte del crecimiento económico esperado para este año que se perderá por la huelga en el sector de la construcción.

‘Con eso esperamos que el crecimiento económico de este año esté por encima del 4.5% o cercano al 5%, pero eso está sujeto a que los ajustes que se propondrán a la Ley de Responsabilidad Social Fiscal sean aprobados por la Asamblea', precisó.

De La Guardia explicó que en el proyecto que será enviado al Legislativo se harán tres ajustes a la Ley de Responsabilidad Social Fiscal.

Uno de los ajustes estaría dirigido a cambiar la regla de aportes al Fondo de Ahorros de Panamá para que en vez de que sea el 3.5% del PIB sea el 2.5% del PIB; es decir, que cuando el Canal de Panamá aporta más del 2.5% al Tesoro, el exceso por encima del 2.5% vaya al Fondo de Ahorros de Panamá para que se produzca algo de ahorro.

El segundo ajuste que se propondría sería limitar el crecimiento del gasto de funcionamiento del Estado.

Y además se eliminaría la regla de ajuste del Fondo de Ahorro de Panamá, con lo cual, según señaló De La Guardia, se pediría un incremento del déficit fiscal del 0.5% que equivalen a los $300 millones que anunció el presidente de la República.

En ese último punto, De la Guardia indicó que como la huelga en la construcción tendrá un impacto en el crecimiento económico, en las últimas y recientes conversaciones con representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI) el viernes de la semana pasada estos recomendaron inyectarle un poco más al gasto público de tal manera que se pueda recuperar parte de ese crecimiento que se va a perder.

Detalló que se ha venido trabajando desde hace un mes para atender algunas recomendaciones que le han hecho al Gobierno las calificadoras de riesgo y el FMI relacionadas con la Ley de Responsabilidad Social Fiscal.

Detalló que cuestionaron la regla fiscal porque con la misma no se dan aportes al Fondo de Ahorro de Panamá ni se incrementa el mismo, ya que para incrementar ese Fondo los aportes del Canal tienen que sobrepasar los 3.5% del PIB para que se den ahorros.

Añadió que la segunda crítica es que el cálculo del déficit fiscal panameño es complejo y no es transparente, y tercero es que el gasto corriente del Gobierno Central ha estado creciendo más rápido que la economía y que los ingresos del Estado.

‘Por consiguiente, queremos ponerle un alto o mitigar ese crecimiento del gasto público', enfatizó.

‘COLABORACIÓN ARMÓNICA'

Para el diputado del PRD Leandro Ávila, esta solicitud por parte del Gobierno se venía venir, ya que venían pasándose un tanto en el tope del gasto que permite la ley.

DISPENSA

Se harán tres ajustes a la Ley de Responsabilidad Social Fiscal.

El incremento del déficit del 0.5% significarían los $300 millones de dispensa que solicitará el Ejecutivo a la Asamblea Nacional.

‘Yo no puedo vaticinar lo que va a ocurrir en la Asamblea, pero sí creo que si el Gobierno tiene la justificación necesaria cuando eso llegue al Legislativo, se debe dar una amplia discusión de esta propuesta', expresó.

El diputado añadió que nadie está en la disposición de trancar al Gobierno ni que el Gobierno quede mal ante los organismos financieros internacionales, aunque sí considera que el ministro de Economía y Finanzas debe sustentar con claridad por qué llegamos a ese punto.

Consideró que esa discusión se va a hacer en la Asamblea y que por parte de su bancada no hay una disposición de ‘trancar' al Gobierno.

‘Hay que ver cómo está la economía, en donde el dólar está ‘huyendo', hay que trabajar en armónica colaboración en este tema, independientemente de las fricciones que puedan haber en este momento', precisó Ávila.

En tal sentido, la diputada independente Ana Matilde Gómez calificó de ‘inaceptables' las intenciones del gobierno.

‘Es inaceptable con el nivel de ejecución de las instituciones, el endeudamiento y el abultamiento de la planilla estatal, que nos pidan variar ese límite', señaló .

Manifestó que la Ley de Responsabilidad Social Fiscal es justamente para eso. ‘Existe precisamente para que se cumpla con esa responsabilidad fiscal, no para acomodarlo cuando se van a pasar. Es para cumplirlo', señaló.

NO HABRÁ CHOQUES

Para el politólogo Richard Morales, la entrada en la escena política de la solicitud de la dispensa por $300 millones más que generar choques o diferencias entre las diversas bancadas traerá un nuevo elemento para la negociación política.

El analista consideró que la solicitud de esta dispensa será parte de la negociación entre el gobierno y las bancadas adversas que se disputan el control de la Asamblea Nacional y la repartición de recursos del Estado para las elecciones.

Aseguró que lejos de agudizar la disputa, esta dispensa pudiera ayudar a facilitar las negociaciones y zanjar las diferencias, en la medida en que los $300 millones pudieran ser un botín a repartir entre los partidos y diputados opositores, un ofrecimiento del gobierno para acercar posiciones y lograr un consenso en torno a la nueva junta directiva y nombramiento de magistrados.

Para Morales, toda la confrontación actual es solo la cara visible de una negociación encubierta, ‘es un teatro donde no han podido acercar sus posiciones e intereses ambos bandos, pero eso pudiera cambiar con la dispensa'.

comments powered by Disqus