Política 17/04/2016 - 12:00 a.m. domingo 17 de abril de 2016

‘El país debe enviar un mensaje claro de que no habrá impunidad'

Según la abogada Irene Giménez, especialista en comercio electrónico, tras el escándalo Mossack Fonseca, los clientes de los bufetes locales preguntan sobre la seguridad de sus transacciones

  / Larish Julio
Larish Julio

Adelita Coriat
acoriat@laestrella.com.pa

Para poder salir librados del escándalo de Mossack Fonseca, el país debe enviar un mensaje tajante y claro de que habrá certeza del castigo para quien o quienes filtraron información confidencial de la firma. De lo contrario se dará la sensación de impunidad y cualquiera podrá sentirse tentado a reproducir el ilícito con otras firmas, bancos, u otras entidades que corren un alto riesgo si se desnudan sus documentos. La abogada y economista Irene Giménez, insiste en que hasta ahora nadie ha enfocado esta delicadísima parte del problema que arrastra el nombre de Panamá por el mundo, por lo que, a su juicio, es imperante que el Gobierno demuestre con hechos que no habrá impunidad en este caso.

DESPUÉS DE LA MASIVA FILTRACIÓN DE DOCUMENTOS A LA FIRMA MOSSACK FONSECA, ¿QUÉ PERSPECTIVA PODEMOS TENER DE LA SEGURIDAD INFORMÁTICA QUE TENEMOS EN PANAMÁ?

El avance de las telecomunicaciones y los sistemas informáticos exigen un mayor nivel de seguridad sobre todo desde el poder judicial de cada país porque es el último recurso al que pueden acudir y verse respaldadas las personas. El sistema jurídico internacional debe estar muy pendiente de todo esto, porque si sabemos que en toda transacción donde se estén enviando datos hay un nivel de vulnerabilidad. No se qué tipo de seguridad tuvo la firma, pero el punto es que el mundo es vulnerable a que sucedan estas cosas, y como ocurren, lo importante es saber de qué forma responden los sistemas judiciales. Es algo importantísimo que no se está discutiendo en este momento. Podemos discutir todo el tema de Mossack Fonseca, a esta altura ellos se tienen que defender solos. Me parece que están en un gran problema, pero qué pasa con la protección de los datos, con los millones de datos que han sido vulnerados y han sido expuestos al escrutinio general. Pueden haber muchos delincuentes, pero también muchas personas que no lo son y que figuran ahí, o correos intercambiados casualmente, todo esto se encuentra hoy en manos de quién? ¿Cómo va actuar la justicia en este caso?

¿LAS PERSONAS A QUIENES SE LES HA VIOLADO SU INTIMIDAD A QUIÉN RECLAMAN?

Finalmente va a caer a la justicia panameña, que preguntará a los responsables cómo responderán a esta violación. No solo las personas que están afectadas se preguntarán esto, sino el resto de los inversionistas que están confiando en Panamá y en los sistemas panameños, que dejan toda su intimidad, su vida y su patrimonio y que dudan que sus datos estén protegidos.

¿NO BASTA CON QUE UNA EMPRESA EJERZA SUS PROPIOS NIVELES DE SEGURIDAD?

El asunto es que el gobierno debe proteger el derecho de propiedad. Es decir, que todo el mundo sepa, que si van a hackear, o van a robar datos o si hay un empelado enojado, tiene que estar anuente que si produce una de estas actividades ilícitas va a venir todo el peso de la justicia. Si este mensaje no está claro, todo mundo va a estar tentado a robar secretos o a filtrar documentos. Aunque el fin sea loable, porque lo que dicen los periodistas es que están descubriendo un sistema de lavado de dinero. Está bien, pero el grupo periodístico se hizo de toda esta información anuentes de que era un material ilícitamente.

¿CÓMO SE PUDO HABER FILTRADO O HACKEADO A ESTA FIRMA?

Yo estaba viendo algunas gráficas que indicaban que si hubiera sido un hackeo —que no puedo asegurarlo— por la cantidad de datos le hubiera tomado al sistema unos 176 días durante 24 horas continuas poder bajar toda esa información. Lo cual es raro que nadie se hubiera dado cuenta, porque para el nivel de confidencialidad y transacciones que tenía la firma debería de haber causado una alarma. También puede ser que alguien interno de la firma podría haber hecho eso. Teorías conspirativas hay en todos lados, algunas descabelladas. Pero me quedo con las declaraciones que dio el señor Ramón Fonseca Mora, que dijo que tenían indicios de quién podía haber sido.

HASTA DONDE SE HA MENCIONADO SE DICE QUE FUE ALGUIEN EXTERNO A LA FIRMA...

Puede ser.

¿ES DECIR QUE ALGÚN SISTEMA PERMANECIÓ MEDIO AÑO, 24 HORAS AL DÍA CAPTURANDO LOS DATOS, ASUMIENDO QUE TODOS LOS ARCHIVOS QUE DATAN DESDE HACE 40 AÑOS ESTUVIERAN DIGITALIZADOS?

Así es. La empresa pudo haber digitalizado sus datos. Lo que es lógico es guardarlos en archivos, automatizar y salir del papel. No tenemos mayores datos. Lo preocupante es hasta ahora, la impunidad que existe.

IMAGINO LA LABOR TITÁNICA QUE SERÁ PARA LA PROCURADURÍA UBICAR O IDENTIFICAR AL O LOS RESPONSABLES...

Si. Pero debería haber un mensaje muy claro hacia afuera de que en Panamá se protegen los datos, que la violación a la propiedad privada está penada. Ese es el mensaje que tiene que haber, porque sino, yo estaría aterrorizada si pertenecería a un bufete importante. Podría preguntarme si hackean a la Nasa también podrían hacérmelo a mí. Entonces yo podría dejar mis datos, que aparentemente están muy protegidos, pero también un empleado enojado o algo externo que eventualmente no quisiera que Panamá no continuara con esta industrias y podría ser que sistemáticamente empiece a revelar los datos que existen en los bufetes panameños, o en las casas de valores panameñas.

¿USTED CONCUERDA CON ÉSTA ÚLTIMA TEORÍA?

No tengo tantos elementos para estar convencida. Me parece que hay casualidades y Panamá estaba muy presionada para alinearse con los últimos estándares de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico.

¿LO SUCEDIDO ES UN REVÉS PARA NUESTRO MUNDO DIGITALIZADO?

No es un revés, siempre se aprenden de los errores posiblemente la empresa lo va a pagar como ocurre todo en el mercado.

¿SE TRATA DE UNA OMISIÓN DE LA FIRMA O ES ALGO INCONTROLABLE?

Eso no lo sabemos, pero sí, ahí hubo cierta omisión en controles porque es demasiada data que se les ha fugado. Digamos que son sistemas poderosísimos pero creo que sí hubo una negligencia de la empresa.

¿CÓMO SE CURAN LAS FIRMAS QUE VEN LAS BARBAS DE SU VECINO ARDER?

Yo creo que están todos revisando sus sistemas, controlando los puntos críticos, y habrá una mayor vigilancia de esos datos. Pero lo que haga la empresa tiene que ir acompañado por un discurso jurídico fuerte y potente: aquí se protege el derecho de propiedad. Porque si no se condena eso, cualquiera se va a sentir libre de repetir esto sin consecuencias, todos estaríamos expuestos. Es como cualquier otro delito.

¿HASTA AHORA LA PROCURADURÍA ESTÁ DANDO ESE MENSAJE?

Yo no lo veo por lo menos a nivel de exposición pública, como los que sí se han hecho eco de todo lo que ha pasado por Mossack Fonseca. No me opongo a eso, ellos tendrán que responder por sus actos. Pero el primer llamado de atención debería de haber sido: aquí protegemos la propiedad privada. Decir al mundo y a nuestros inversores que se queden tranquilos porque aquí se va a castigar. El miedo, corroborando con algunos bufetes, es que hay mucha gente del exterior que llama y pregunta dos cosas: qué tan seguras están mis transacciones y buscan explicación de los Panamá Papers. Es obvio que a estas empresas no les interesa estar en un país de maleantes, como hemos sido calificados afuera, a pesar de que es totalmente injusto el término.

==========

‘Si hubiera sido un hackeo, por la cantidad de datos recopilados le hubiera tomado al sistema unos 176 días durante 24 horas continuas poder bajar toda esa información. Lo cual es raro que nadie se hubiera dado cuenta

==========

IRENE GIMÉNEZ

  • Abogada, economista, especialista en temas de comercio electrónico
  • Nombre completo: Irene Giménez
  • Nacimiento: 2 de diciembre 1965, Buenos Aires, Argentina
  • Ocupación: Economista y abogada
  • Resumen de su carrera: Ha trabajado como consultora en diversas firmas internacionales como especialista en análisis económico-legal en la formulación de políticas públicas y viabilidad en proyectos de inversión. Formó parte del equipo de abogados asesores para la reforma constitucional argentina en 1994. Ha sido asesoradel Ministerio de Gobierno de Buenos Aires. Se afinó en temas de Globalización, Comercio Internacional y efectos del Internet sobre la economía el derecho.
comments powered by Disqus