Política 18/04/2019 - 12:02 a.m. jueves 18 de abril de 2019

De 1903 a 2019, la política de siempre

Dentro de un par de semanas, un sistema político en crisis entrará en un nuevo proceso electoral. Lo hará sin haber resuelto dilemas eternos como el clientelismo o la hegemonía de los partidos. Lo hará a pesar de que persiste la narcopolítica y el financiamiento político sin fiscalización

Carlos Guevara Mann es una analista político que también posee experiencia en las áreas de banca y servicio público. / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

Carlos Guevara Mann es una analista político que también posee experiencia en las áreas de banca y servicio público.

Errol Caballero
errol.caballero@laestrella.com.pa

A 18 días para los comicios generales y a una semana de dictar la conferencia ‘Repúblicas y elecciones: votaciones populares en Panamá, 1903-2019', Carlos Guevara Mann, profesor asociado de Ciencias Políticas de Florida State University, lanza nuevamente sus críticas aceradas al sistema. Esta es una entrevista en la que el politólogo indaga en las raíces históricas del clientelismo, narcopolítica, partidocracia y la falta de fiscalización en las campañas, situaciones que han marcado la historia electoral.

¿QUÉ TAN BUENA ES LA OFERTA ELECTORAL, CÓMO LA CALIFICARÍA? ¿HAY CANDIDATOS APTOS PARA GOBERNAR?

La oferta es, en general, muy mediocre. El sistema electoral de la dictadura, vigente hoy (se estableció en 1978), está diseñado expresamente para eso, para que solo los mediocres, pillos y avivados puedan participar. Quien no tenga recursos o un patrocinador multimillonario no tiene lugar en la arena política.

EN 1903, UN CABILDO ABIERTO NOMBRÓ UNA JUNTA PROVISIONAL DE GOBIERNO, QUE ESCOGIÓ AL PRIMER GABINETE... ¿QUÉ TANTO HEMOS AVANZADO EN TÉRMINOS DE DEMOCRACIA, CONSIDERANDO EL INTERVALO DE LA DICTADURA MILITAR?

Hemos superado algunas situaciones típicas de la dictadura —como las restricciones más violentas a los derechos individuales— y establecido una partidocracia competitiva. Hay más apertura que durante el régimen castrense. Pero aún falta mucho por alcanzar en materia democrática, especialmente en lo que atañe a la participación ciudadana, Estado de derecho y rendición de cuentas.

LAS ELECCIONES DE ESTE AÑO SON ATÍPICAS. UN CANDIDATO HACIENDO CAMPAÑA DESDE EL RENACER, UN VOTO DE OPOSICIÓN FRAGMENTADO, INDEPENDIENTES CON MAYOR PROTAGONISMO... ¿SE PUEDE COMPARAR A OTROS COMICIOS?

El número de candidatos presidenciales no es un hecho sin precedentes. En 2019 hay siete candidatos presidenciales, como los hubo en 1964, 1994 y 2014. En 2014, además, hubo tres independientes. Es probable que, como en esas ocasiones anteriores, quien gane la presidencia lo logre con un porcentaje reducido del voto popular.

¿QUÉ CUESTIONAMIENTOS PLANTEARÍA FRENTE A ESTE PROCESO ELECTORAL, DE NUEVO, EN COMPARACIÓN A OTROS DEL PASADO?

‘Antes se compraban los votos con papel moneda y licor; ahora, se compran con hojas de zinc, jamones y subsidios. Los procesos para la admisión de candidaturas libres desdibujaron completamente la carrera independiente'.
 

El excesivo clientelismo desfigura el carácter democrático de las elecciones. Antes se compraban los votos con papel moneda y licor; ahora, se compran con hojas de zinc, jamones y subsidios. Los procesos para la admisión de candidaturas libres desdibujaron completamente la carrera independiente. Al final, la carrera independiente se volvió una vulgar rebatiña por firmas. Queda claro que hay demasiadas restricciones para participar, excepto con el aval de un partido político. Y las cúpulas de los partidos políticos controlan el sistema, junto con los magistrados del Tribunal Electoral, para impedir que los verdaderamente independientes participen y oxigenen la política. Quieren seguir controlándola en su propio beneficio.

¿PROPONDRÍA A UN FUTURO GOBIERNO ELIMINAR LA FIGURA DE REPRESENTANTE DE CORREGIMIENTO O LA DE REELECCIÓN DE DIPUTADOS?

Sí. Hay que restaurar el sistema municipal con un concejo dinámico y fiscalizador, cuyos integrantes ejerzan el control político en el municipio y dejen las tareas ejecutivas al alcalde y sus delegados en los corregimientos. La creación de representantes con presupuestos y funciones ejecutivas en los corregimientos, obra cumbre de la dictadura, es el origen del exacerbado clientelismo que contamina el sistema político. En cuanto a la reelección consecutiva de diputados, convendría prohibirla, como en Costa Rica. Se podría permitir luego de transcurridos uno o dos períodos constitucionales.

¿CONSIDERA QUE LOS CANDIDATOS A DIPUTADOS Y A OTROS CARGOS DEBERÍAN PRIMERO PASAR POR UN FILTRO DEL ÓRGANO JUDICIAL, PARA VER SI AMERITA SER INVESTIGADOS?

Un entendedor de los procesos políticos

CARLOS GUEVARA MANN

Es egresado de la Universidad de Notre Dame, donde cursó estudios internacionales y de gobierno. Sus áreas de pericia y de interés investigativo incluyen la política comparativa —de América Latina y Europa Oriental—, así como la historia política de la región latinoamericana.

Comenzó su carrera en el sector privado, donde alcanzó la posición de gerente senior, de crédito y de rama de Lloyds TSB, uno de los bancos principales en Panamá.

En el sector público, se desempeñó como director general de Política Exterior Bilateral, coordinador del servicio diplomático panameño, asistente del ministro de Relaciones Exteriores y consultor y oficial nacional de la agencia regional para América Latina y el Caribe del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas.

Ha escrito dos libros y 26 artículos. Su carrera docente comprende las universidades de Reno; del Norte, en Colombia y Florida State University, en Panamá, entre otras.

Considero que no deben tener cuentas pendientes con la justicia. Lamentablemente, la justicia no es ni eficiente ni expedita. No atiende los casos con celeridad ni transparencia. De esta manera, la desidia, corrupción e ineficiencia del sistema judicial inciden sobre la calidad de la oferta electoral

¿HA HABIDO CLIENTELISMO EN EL PASADO? ¿Y NARCOPOLÍTICA? ¿CÓMO SE PUEDE CONTRARRESTAR AMBOS FLAGELOS?

La tradición clientelista se remonta al siglo XIX y al período colombiano. La dictadura militar potenció el clientelismo y lo convirtió en una institución de la política panameña. La narcopolítica está presente, al menos, desde la dictadura militar. El régimen castrense convirtió al país en una plataforma de apoyo al crimen internacional y los nexos forjados por Torrijos, Paredes y Noriega penetraron desde entonces el sector político. En 1984, como ahora, había políticos pandilleros. Hubo la oportunidad de romper con el clientelismo y la narcopolítica a partir de 1989, pero faltó voluntad para lograrlo. Hoy, sigue faltando esa voluntad.

¿CREE USTED QUE SE PUDIERA ESTAR EXCEDIENDO EL TOPE EN LAS CAMPAÑAS DE ALGUNOS DE LOS CANDIDATOS?

No me cabe la menor duda. Pero a ninguna autoridad le interesa vigilar el financiamiento de las campañas ni el ingreso a la política de dineros del Estado o procedentes de fuentes turbias. Ni al Tribunal Electoral, ni al Ministerio Público, ni a la Contraloría, ni a la Antai les importa la transparencia. Su objetivo es sojuzgar al ciudadano, adormecerlo y explotarlo.

¿QUÉ OPCIÓN DE LAS PRESENTADAS POR LOS CANDIDATOS PARA CAMBIAR LA CONSTITUCIÓN LE PARECE QUE LOGRARÍA MEJORES RESULTADOS?

La Asamblea Nacional Constituyente es la única opción democrática. Las otras son soluciones autoritarias, corruptas y excluyentes. La constituyente es necesariamente originaria y soberana. Por eso, los jerarcas de la partidocracia y el Tribunal Electoral le tienen terror, porque podría destituir a todos los corruptos que actualmente ejercen funciones públicas y reemplazarlos por individuos probos, escogidos por sus méritos, vocación de servicio y ejecutorias. Una constituyente no puede ser ‘paralela'. Añadirle el adjetivo ‘paralela' fue invento...

¿QUÉ TAN FIABLES SON LAS ESTRATEGIAS POLÍTICAS BASADAS EN LAS ENCUESTAS HOY EN DÍA? ¿PODRÍA DARSE UNA SORPRESA EN LAS ELECCIONES DEL 5 DE MAYO, COMO HA OCURRIDO EN LOS ÚLTIMOS AÑOS EN OTROS PAÍSES?

Las encuestas bien hechas pueden retratar las preferencias del público en un momento específico. Pero ese retrato no es inmutable. Muchas encuestas están mal hechas, por descuido o por mala intención de los que las dirigen. No hay que confiar ciegamente en ellas.

comments powered by Disqus