El Papa en Panamá 23/01/2019 - 11:15 a.m. miércoles 23 de enero de 2019

Las diferencias religiosas no son un obstáculo en la JMJ 

Panamá tiene un ejemplo para mostrar al mundo y ojalá lo pudiera exportar

Conferencia de prensa. / Eduardo Duatary La Estrella de Panamá
Eduardo Duatary La Estrella de Panamá

Conferencia de prensa.

Adelita Coriat
acoriat@laestrella.com.pa

A pocas horas de la llegada del papa Francisco a Panamá, en el marco de la 34 Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), 14 organizaciones de distintas religiones y creencias que trabajan por la cultura de paz, compartieron sus experiencias de cara a la importante visita que espera el Istmo. 

En el centro de prensa de la JMJ,  el padre Oscar Martins, responsable para el Diálogo Interreligioso, expresó que lo que “para algunos es algo sorprendente, para nosotros es algo común, porque mantenemos estos encuentros en otros eventos”. 

Añadió que es un gusto que la experiencia de Dios nos invite a reconocer al otro como hermano, que aunque es distinto, no es distante. Esto es una prueba para la juventud, de que la amistad con los demás es posible aunque seamos distintos. "Se puede armar un pedacito de cielo si cada uno deja a un lado el ego", agregó Martins. 
 
El Rabino Kraselnik, líder de la congregación judía más antigua del país, con 142 años, dijo que estando en presencia de un evento trascendental, “tratamos de acompañar en lo que podamos, porque entendemos que la presencia de miles de jóvenes y del papa Francisco, dotan de alegría a todos”. El diálogo interreligioso tiene varios años de trabajo conjunto.  Un vínculo humano que va más allá de los roles que cada uno juega. A través de esta mística, se aprende que las diferencias no son un obstáculo para realizar actividades conjuntas. 

“No tengo duda que soy un mejor judio  encontrándome con mis hermanos cristianos, musulmanes y Bahai”, mencionó Kraselnik. 

Panamá tiene un ejemplo para mostrar al mundo y ojalá lo pudiera exportar. Como panameños podemos estar muy satisfechos de lo que hemos creado, expresó el rabino. 
En la sinagoga Kol Shearith se recibieron 49 peregrinos, y en la mesquita se alojaron aproximadamente 400 más. 

Quizás, recordó el rabino,  un punto importante en este recorrido fue hace dos años, cuando se inauguraron las nuevas esclusas del Canal de Panamá, cuando cada uno de los lideres religiosos expresó unas palabras o una bendición para la ampliada vía interoceánica. 

La idea en el caso de Kol Shearith, nació hace 6 meses cuando conversó con sus amigos de la Parroquia San Lucas y le comentaron al rabino  sobre el gran reto que significaba alojar a tantos peregrinos en Panamá, y éste accedió de inmediato para que durmieran en los salones de clase de la sinagoga. 

La pequeñez del país se conjuga para que este tipo de actividades puedan ser posibles. Los lideres religiosos se conocen entre sí desde hace muchos años, han convivido juntos, conocen las carencias y riquezas de la sociedad panameña. Se propusieron hacer un esfuerzo, cada unos desde su trabajo, para hacer algo diferente superando las distintas realidades y culturas. 

"Los peregrinos llegaron agotados el lunes a la sinagoga, algunos hablaban español, se les ayudó con el protocolo de la inscripción, el martes salieron todo el día, como todos los jóvenes están conociendo Panamá", narró el rabino.

comments powered by Disqus