Nacional 13/08/2018 - 12:38 p.m. lunes 13 de agosto de 2018

Varela presente, aunque no quiera, en las primarias de Panamá para 2019

El gobernante ha maniobrado hasta ahora exitosamente en la conducción del país

Varela presente, aunque no quiera, en las primarias de Panamá para 2019

EFE
online@laestrella.com.pa

El grupo de candidatos a presidir Panamá a partir de junio de 2019 se mantendrá con un toque "varelista" en todos los partidos políticos y movimientos independientes, a pesar de que el gobernante del país, Juan Carlos Varela, diga que se mantiene aislado de la refriega política.

El gobernante ha maniobrado hasta ahora exitosamente en la conducción del país, de acuerdo a los principales fundamentos de su agenda de Gobierno, pese a que su Partido Panameñista (PPa), que preside el hermano del jefe del Estado, el diputado José Luis Varela, es minoría en la Asamblea Nacional de Panamá.

También a pesar de los escándalos de corrupción que le han salpicado, como el caso Odebrecht, el de Papeles de Panamá, el de Blue Appel, entre otros, el "varelismo" ha logrado, hasta ahora, salir bastante airoso en la política "criolla", aunque es inexcusable el desgaste pasados cuatro de cinco años de mandato.

Pero ello no es óbice para considerar que la influencia de este líder de convento -por su acendrada religiosidad- pesa en la definición de los aspirantes a sucederle y ya lo mostró el partido Cambio Democrático (CD), de su archienemigo Ricardo Martinelli (2004-2009), del que fue su vicepresidente, pues perdió el control del colectivo con Rómulo Roux, al que llaman "sobrino de Varela", como líder.

El domingo pasado Roux fue escogido arrolladoramente como próximo candidato presidencial del CD, lo que supone que ese colectivo acaba de perder la posibilidad de un candidato distanciado de Varela, según los detractores del aspirante a la Presidencia panameña.

Roux, con un discurso que le puede pasar factura más adelante, se arropa en la supuesta ineficiencia de la Administración Varela para decir que el país "está en un hueco", del que "un nuevo cambio" lo va a sacar con él a la cabeza.

El año que Martinelli -hoy preso por un caso de escuchas ilegales de telecomunicaciones- dejó el poder, el país creció el 5,1 % y ya venía en franca desaceleración desde 2011 (11,3 %), 2012 (9,8 %) y 2013 (6,9 %), según los datos de la Contraloría, principalmente por el fin de las grandes obras de infraestructura y la recesión mundial que tocaba sus arcas.

A Varela le tocó "bailar con la más fea" y para ello apostó a maniobrar con el CD y el opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD), con el que mantuvo un romance parlamentario de tres años, para aplicar su plan contracíclico de inversiones y endeudamiento.

Por ello en 2015 el producto interno bruto (PIB) de Panamá se expandió el 5,6 %, se frenó ligeramente al 5 % en 2016 y escaló al 5,4 % el año pasado, mientras se espera que este año llegue al 4,5 %, por efecto de una huelga en la construcción en abril pasado.

Pero no se puede decir que el próximo gobierno encontrará un país hundido o "en recesión", como imprudentemente dijo una diputada del CD en medio de las elecciones primarias que ganó Roux el domingo pasado.

Para que se entre en una situación de recesión el país tiene que estar dos semestres consecutivos en crecimiento cero o menos, y eso está lejos de pasar en Panamá, con la maquinaria de ingresar dólares que significa el canal interoceánico y a partir del otro año de la exportación minera de cobre a gran escala de una mina en el Caribe.

En el PRD se perfila como uno de los favoritos el candidato Laurentino "Nito" Cortizo, que se las tendrá que ver con el expresidente Ernesto Pérez Balladares (1994-1999) y la diputada Zulay Rodríguez, entre otros menos sonoros de 18 aspirantes, en las primarias del 16 de septiembre próximo.

Pero a "Nito" ya le achacaron, "fuego amigo", ser "varelista".

Aunque desde CD dicen que las encuestas internas las encabeza la diputada Zulay, una abogada que se ha hecho notoria por su "antivarelismo" y discursos encendidos que llegan al irrespeto.

El Panameñismo, por lo que se adelanta, se decantará en las primarias del 28 de octubre entre el alcalde de la capital, José Isabel Blandón -no "varelista", pero fiel al partido- y el exministro de Vivienda Mario Etchelecu, del "círculo cero" del presidente.

Y como no podía ser la excepción, entre una decena de independientes, de los cuales solo tres podrán ser candidatos presidenciales, destaca a la cabeza un desconocido Dimitri Flores, al que se le vincula con el secretario privado de Varela.

Otra es la diputada independiente y exprocuradora Ana Matilde Gómez, a la que se le vincula al círculo de Stanley Motta, el magnate panameño y principal donante de la campaña de Varela.

Terciando está el abogado Ricardo Lombana, que luce más dentro de la definición, de acuerdo con las últimas cifras del Tribunal Electoral (TE) a junio pasado, pero habrá que esperar si el hartazgo con los partidos supera la tradición del panameño de votar oposición o romper el esquema y repetir al PPa o aferrarse a un "independiente". 

comments powered by Disqus