Nacional 27/05/2018 - 12:00 a.m. domingo 27 de mayo de 2018

La tragedia del color en el Panamá Colonial (1501-1821)

La obra de Mario José Molina Castillo es un valioso aporte en los esfuerzos por asignarle al afropanameño el papel que le corresponde, sobre todo en el mes de la Etnia Negra

La herencia negra se releva en manifestaciones como las danza ‘congo'.

La herencia negra se releva en manifestaciones como las danza ‘congo'.

Anterior Siguiente

Gerardo Maloney
periodistas@laestrella.com.pa

Hace 47 años, Armando Fortune publica su ensayo ‘La Sociedad de Estudios Afro panameños' en la ‘Revista Lotería', en que fundamenta la importancia de estudiar a fondo la presencia y contribución del negro en la formación y evolución histórica de la sociedad panameña.

De esta forma este historiador afropanameño consagraría su vida a la investigación sobre este sector integrador de la nacionalidad, hasta su fallecimiento, acaecido hace 23 años. Varios son los historiadores y estudiosos que dedicaron esfuerzos loables a reconstruir la presencia de los afrodescendientes en la vida integral de Panamá.

LA TRAGEDIA DEL COLOR

El libro del profesor Mario José Molina se constituye en un nuevo y valioso aporte en los esfuerzos por asignarle al negro panameño el papel que le corresponde.

MISIÓN Y VISIÓN DE FLACSO

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) es un organismo regional, instituido por la UNESCO para impulsar y satisfacer necesidades en el conocimiento de las Ciencias Sociales.

El Programa FLACSO-Panamá busca dotar a la población de análisis sobre los principales problemas que la aquejan, y contribuir con las estrategias de programas de solución.

Una obra que, además del valor literario o científico que posee, vale también por su utilidad. Precisamente, el marco del Mes de la Etnia Negra, desde el 2000, permite que el libro quede contextualizado dentro de los esfuerzos que hoy realizan los afrodescendientes con el apoyo y cooperación de otros sectores del país (conscientes del valor de nuestra identidad, multiétnica y pluricultural) que en el plano educativo existe la necesidad de incluir en los programas de historia del país a nivel básico e intermedio el capítulo correspondiente a los afropanameños; tanto lo que son parte y descienden de los primeros negros que llegaron al país, denominados ‘afrocoloniales', como los que llegamos al país en oleadas posteriores para la construcciones del Ferrocarril, el intento del canal a nivel y el actual Canal de Panamá, proveniente de las Islas del Caribe.

‘La Tragedia del Color' se convierte en ese sentido, junto a la obra de estudiosos panameños como Armando Fortune, Alfredo Castillero Calvo, Omar Jaén Suarez, Alfredo Figueroa Navarro, en un nuevo elemento bibliográfico que seguramente nutriría estos cursos sobre todo para comprender nuestra realidad colonial. Desde el 2000, el Ministerio de Educación posee una propuesta fundamentada y estructuradas para estos propósitos.

LA VIDA COTIDIANA DEL NEGRO

La obra de Molina Castillo no es la reconstrucción de un imaginario de la época colonial, es una descripción bien fundamentada de la vida cotidiana de la vieja y nueva ciudad de Panamá, de sus alrededores y los principales pueblos y ciudades del interior del país, en el que negros esclavos, cimarrones, rebeldes y negros libertos se relacionan e intervienen en todos los aspectos de la vida colonial.

Las fuentes que le dan fuerza dramática a los eventos más destacados de la tragedia del color que viven los negros provienen ‘de las noticias de las familias, del trabajo, de la producción de la vida comercial, de las fiestas, y las rebeliones'. De esta manera, los testamentos, las cartas de dote, los expedientes judiciales, en su mayoría procedentes de la Escribanía de Cámara, Bienes y Difuntos, Audiencias de Panamá y Santa Ana, del Archivo de Indias.

Los escándalos, el adulterio, el robo, el comercio ilícito, los conflictos familiares, la vida en las cárceles, el papel de las instituciones religiosas y un sinnúmero de desviaciones sociales, llenan las páginas de la vida cotidiana de los inicios de nuestra sociedad.

‘ES PRECISO CUBRIR CON UN VELO…

Quizás por eso el ocultar estas páginas de la vida colonial, permite por un lado, ponerle velo a la realidad deshumanizadora, aplicada al negro, y naturalmente eliminar hechos que llenarían de vergüenza a varias generaciones de nombre y apellidos hasta hoy importantes en la vida nacional.

Pero si estos episodios cotidianos que le dan coherencia a la Tragedia del Color, al no ser incluidos en la historia oficial, mantienen en el anonimato a nombres como Nicolás Uzelay Mojica, primer médico mulato nacido en el arrabal, o el Dr. Antonio Nicanor de Ayarza, figura clave en el apoyo del movimiento independiente de Panamá de España, en Portobelo; a Juan Francisco Carrión, protector de los negros en la Villa de Los Santos, a Jacinto Ventura de Molina, negro libre y letrado a principios del siglo XIX.

También a Isabel Pinto de Panamá La Vieja, negra libre y rica en el siglo XVII , dueña de posesiones en la ciudad de Panamá y en Capira; a Tomasa Pardo, mulata rica quien tenía negocios ilícitos con las Señoras Boniche.... También revelarían la identidad étnica de apellidos como El Sargento Francisco Hernández, moreno libre, Hernando Cruz moreno libre, Pablo Rochas, María Duarte, Ana de Tiel, José Ibarra, Cristóbal del Pozo, Beatriz de Mercado, Bartola de Osorio, Antonia Arcias, tal como aparecen en una lista de deudores de Don Cristóbal Pérez de Herrera.

EL CONTENIDO COMPLETO DE LA TRAGEDIA

Estos son solo aspectos puntuales de una visión detallada del libro sobre: La Trata de Negros Esclavos- capítulo I, El Cimarronaje del Negro Colonial y la Búsqueda de su libertad, capítulo II, Negras y Negros Esclavos y Libres en la Vida Cotidiana; capítulo III, Negros Esclavos y Libertos en el Proceso de Producción, capítulo IV; La Vida Social y Cultural del Negro Colonial capítulo V; Ascenso Social y Proyección del Negro en la Sociedad Colonial capítulo VI.

Una extensa bibliografía, al igual que 45 ilustraciones y 12 cuadros completan los análisis y descripciones de ‘La Tragedia del Color', en una edición de calidad de 313 páginas.

Me atrevo a afirmar que cualquier persona que tome esta obra en sus manos se compenetrara tanto en ella que no podrá al finalizar dejar de entender la realidad de los afrodescendientes desde una óptica más justa y realista.

La obra indudablemente ayudará a comprender mejor el sentido histórico que tiene hasta el día de hoy las luchas del negro en contra de la explotación y la opresión, y se trata finalmente de un proceso no culminado para alcanzar con dignidad y justicia el sitio que nos corresponde como cualquier otro panameño en la vida integral del país.

Agradecemos al Profesor Molina, ...con el eco de nuestros tambores..

comments powered by Disqus