Nacional 26/05/2014 - 12:00 a.m. lunes 26 de mayo de 2014

El Senafront refuerza frontera entre Panamá y Costa Rica

El Servicio Nacional de Fronteras asignó, la semana pasada 75 nuevas unidades al área para mejorar los controles para frenar el contrabando

Cientos de personas, la mayoría extranjeros, cruzan a diario el puente sobre el río Sixaola, cuya corriente establece la frontera natural entre ambas naciones. / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

Cientos de personas, la mayoría extranjeros, cruzan a diario el puente sobre el río Sixaola, cuya corriente establece la frontera natural entre ambas naciones.

Anterior Siguiente

Ovidio Lorenzo
periodistas@laestrella.com.pa

Los 363 kilómetros de frontera que comparten Panamá y Costa Rica conforman una zona en la que el contrabando y el tráfico de drogas, personas y armas encuentran espacio fácilmente debido a la falta de control por parte de las autoridades de ambas naciones.

Existen tres pasos legales en los puntos fronterizos de Paso Canoas, Río Sereno y Guabito, pero no hay autoridades presentes en las más de 100 rutas de paso ilegal formadas por trochas, vados, ríos y playas, y en la que el paso de un país a otro se hace sin control de ningún tipo.

El director general del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) de Panamá, Frank Ábrego, reconoce que falta una labor más efectiva y de apoyo entre ambos países para controlar el área y ‘bajar el alto índice de delincuencia, que en muchos puntos está en aumento’.

‘Cuando tenemos información de inteligencia, llamamos, hacemos los operativos correspondientes y cerramos las trochas, pero los delincuentes inmediatamente abren otras en pasos cercanos’, reconoció el jefe del Senafront.

El funcionario admite también que ‘hay logros de los organismos antidrogas en la frontera, pero es poca la droga que se decomisa en comparación con lo que se trafica’, indicó.

El pasado jueves, el Senafront anunció el incremento de 75 nuevas unidades para reforzar la seguridad en la frontera con Costa Rica, desde Renacimiento hasta Barú, indicó Ábrego.

Para los comerciantes de la zona, el aumento de unidades especializadas en la franja comercial fronteriza es una buena medida.

Según estos empresarios, se reforzará la seguridad y se aliviarán las preocupaciones por la delincuencia.

Los comerciantes coinciden con el Senafront en que en los límites de ambos países existen muchos pasos clandestinos, trochas y vías abiertas, que son puntos sensitivos para el paso del contrabando.

CÁMARA DE COMERCIO

El presidente de la Cámara de Comercio de Chiriquí, Karim Gozaine, señaló, por su parte, que la medida es buena, especialmente si se ubican en los pasos clandestinos y se incrementan las rondas de verificación en estos puntos sensitivos.

El empresario también reconoce que la seguridad en la frontera en los últimos años han mejorado, pero no se puede bajar la guardia. Hay que incrementar las acciones contra el crimen, porque la delincuencia también se prepara y se moderniza, puntualizó.

SALVOCONDUCTO

El uso de un salvoconducto para cualquier ciudadano costarricense sigue siendo igual, señaló el mayor Moisés Cortés, director Regional de Migración en la provincia de Chiriquí.

Los ciudadanos deben portar el pasaporte vigente y un permiso vecinal de ocho días, según un convenio entre las autoridades de Panamá y Costa Rica.

Panamá confecciona el documento para los panameños y Costa Rica lo hace para los suyos, precisó el funcionario de Migración.

comments powered by Disqus