Nacional 01/07/2013 - 12:00 a.m. lunes 1 de julio de 2013

Reaparece Delmira Pierce: ‘El Ciclón del Caribe’

DAVID. Lejos estaba de pensar que volvería a mis andanzas de reportera, pero como dicen que el periodista no se jubila, me fui a buscar ...

Redacción Digital La Estrella
online@laestrella.com.pa

DAVID. Lejos estaba de pensar que volvería a mis andanzas de reportera, pero como dicen que el periodista no se jubila, me fui a buscar a Delmira Pierce viuda de Racine, quien vive en calle Quinta de la ciudad de David.

Acompañada del periodista Elmer Caballero, quien me apoyó con las fotos, conversamos con quien otrora fue bautizada como ‘El Ciclón del Caribe’ por su destacada participación en el baloncesto provincial, nacional e internacional.

Su habilidad en este deporte, junto a las chiricanas Nani Molina, Chefa Mendizábal, Julia Herrera, Ollantay y Cecilia Franceschi, Cecilia Anguizola, Colombia Pérez y Francia Halphen, dieron lustre al baloncesto regional, lo que les garantizó una beca en la capital de la República para continuar estudiando y compitiendo, siendo invictas la mayoría de las veces.

Estamos hablando de la década del treinta. Al recordar aquellos momentos ‘Milla’, como le dicen, evoca los tiempos en que aprendió a encestar un coco, con la mano izquierda por recomendación de uno de sus hermanos, quien veía su interés por jugar con un aro viejo que puso en el patio de su casa.

‘Los cubanos pusieron a su jugadora estrella a practicar con la zurda para que me siguiera en la cancha, pero ella nunca me vio’, acota sonriendo, y añade: ‘yo jugaba con las dos ma nos, pero encestaba mejor con la zurda. Hacía de todo en la cancha. Tan notoria era mi participación en la cancha que al ganarle a las cubanas uno de sus locutores me felicitó y me bautizó ‘El Ciclón del Caribe del que sólo queda una brisa’.

Delmira, que fue despojada de bienes materiales, gracias a argucias legales, trapisondas y engaños financieros, mantiene en alto su dignidad, memoria y espíritu de lucha y fe cristiana que la mantiene esperando mejores días para encestar una canasta de tres puntos y erigirse junto con los amigos que la quieren bien sobre todas las adversidades.

EN ESPERA DEL FALLO DE LA CORTE

Pese a que hizo un préstamo para construir el edificio ‘Delmira’, de ocho apartamentos en la calle 67, corregimiento de San Francisco, Panamá, la propiedad no es de ella. ‘Sólo tiene el nombre. Me despojaron de ese inmueble. Espero, desde 2002 un fallo de la Corte Suprema de Justicia para que me devuelvan la fianza que pagué por esa transacción. Llevo 11 años esperando ese fallo, al igual que unas cuotas que me deben de la Caja de Seguro Social como jubilada. Pero lo he dejado todo en manos de Dios, para que se me haga justicia’.

¿Qué opina del deporte y los deportistas actuales?, le pregunto a Delmira, de 95 años. ‘En mis tiempos jugábamos con zapatillas de tres dólares y cuando ganábamos en la mesita de noche teníamos un vaso de leche y una manzana. ¡Cómo cambian los tiempos! Creo que hay que jugar con amor y sudar con honor la camiseta. Allí está todo. Pienso que el dinero se ha entronizado mucho en el deporte y esta mala práctica ha malogrado a muchos’.

comments powered by Disqus