Nacional 10/08/2017 - 12:06 a.m. jueves 10 de agosto de 2017

Justo Arosemena, el ‘Panama Star' y la ‘Lista Clinton'

Dos conocidos juristas, Julio Linares y el constitucionalista Carlos Bolívar Pedreschi, hilaron magistralmente en sendos discursos el pensamiento del padre de la nacionalidad panameña y la agresión actual de EE.UU.

Carlos Bolívar Pedreschi / A.C. | La Estrella de Panamá
A.C. | La Estrella de Panamá

Carlos Bolívar Pedreschi

Anterior Siguiente

Ana Cerrud
acerrud@laestrella.com.pa

Sin pelos en la lengua y en la misma Cancillería -donde se dirige la política exterior del país- los reputados abogados Julio Linares y Carlos Bolívar Pedreschi, presidente del Comité Organizador de la Conmemoración del Bicentenario del Nacimiento de Justo Arosemena, parecieron querer corregir los renglones torcidos de esta administración en su aproximación al más reciente incidente con EE.UU.: los efectos de la ‘Lista Clinton' en los periódicos El Siglo y La Estrella de Panamá .

‘En nombre del Comité para el Bicentenario de Justo Arosemena, reitero mi solidaridad con La Estrella de Panamá y EL Siglo'.
 

Durante un acto en conmemoración del Bicentenario de Justo Arosemena, ‘nuestro gran internacionalista', tanto Linares, como conferencista principal, como Pedreschi, en las palabras de clausura, hicieron mención explícita a la injerencia extraterritorial en el caso de los diarios, asfixiados económicamente por las sanciones con las que EE.UU. pretende doblegar a su principal accionista, el panameño Abdul Waked, para que venda.

Linares, hijo del canciller homónimo, saca a la luz en su discurso un ensayo de Arosemena, ‘La cuestión americana', ‘una joya periodística y académica', dice, publicado en 1856 en El Neogranadino , en el que advierte ‘una amenaza para la América Latina frente al espíritu de conquista de lo que él denominó una ‘raza materialista' y de ‘salteadores de naciones”, en referencia al expansionismo estadounidense.

Y en seguida cita al jurista ‘justo': ‘la Democracia en los Estados Unidos no había sido completamente lógica con su esencia y su destino, y es la verdad. La democracia es la igualdad y la fraternidad es el gobierno sentimental por excelencia; pero la democracia yankee es una democracia sofística, porque es materialista, fría, aristocrática, egoísta. Las costumbres de ese pueblo, toscas y ásperas en extremo, no están en armonía con el noble y generoso espíritu cristiano de la República; allí se desprecia al hombre de color, allí no hay más ley que el dinero, y el sentimiento vulgar ha creado en la opinión un absolutismo ciego que ahoga muchas veces el derecho individual'. A lo que el conferencista se pregunta si 161 años después ese ‘absolutismo ciego' se enfila ‘contra del derecho a la privacidad, y en contra del ejercicio soberano de tener un sistema económico y tributario particular en Panamá, basado en los principios de la igualdad jurídica y de la reciprocidad en el marco del Derecho Internacional Público' o ‘contra el derecho individual y colectivo que representan los pilares fundamentales de la democracia panameña como lo son la libertad de prensa, de expresión y de opinión' o ‘contra la libre empresa panameña y el principio sagrado del debido proceso, con el axioma antiético, antijurídico y doctrinalmente limitado denominado ‘razones para creer”.

‘Qué ironía que el Panama Star, fundado por estadounidenses, sea víctima de la censura extraterritorial del país natal de sus fundadores'.
 

‘Qué ironía que el diario Panamá Star , fundado en 1849 por estadounidenses, publicado en inglés y en defensa de los intereses de su país natal, ahora en manos panameñas, en Panamá, publicado en español, en ejercicio del periodismo independiente y en defensa de la libertad de expresión, sea víctima de la censura extraterritorial del país al que sirvió', añadió el abogado ante la audiencia, entre los que estaban los vicecancilleres María Luisa Navarro y Luis Miguel Hincapié.

Linares utilizó asimismo las referencias de Justo Arosemena para abogar por la actuación patriótica y nacionalista de las autoridades ante las exigencias del ‘imperio'.

‘Ya basta de tan culpable apatía; que suene alguna vez la hora de las verdades y el patriotismo enérgico. La provincia de Panamá, el Istmo entero se pierden muy pronto para la Nueva Granada y para nuestros hijos, si como una sola cabeza no nos levantamos clamando al Gobierno Supremo que nos atienda, que vigile la dirección de los negocios públicos, y que no confunda una prosperidad material insegura con la marcha de la administración provincial. De nada sirve que el comercio y la riqueza aumenten si no hay un buen gobierno. Sin gobierno no hay seguridad, y sin seguridad la riqueza decae. De nada sirve la riqueza, si el robo se entroniza, y si la vida misma se halla amenazada', recuerda el abogado que publicó Arosemena en 1851, en un escrito titulado ‘La Situación' y que apareció en El Panameño .

EL PADRE DE LA NACIONALIDAD

Este año se celebra el bicentenario de Justo Arosemena

Nació ‘español', fue colombiano y concibió la panameñidad.

El jurista panameño por excelencia también fue periodista y diplomático.

‘Como ven -explicó Linares- Justo Arosemena se refiere a un pueblo apático, susceptible de ser manejado al antojo de las dádivas y alza la voz por la verdad y el patriotismo enérgico, para no claudicar ante el imperio; clama atención al gobierno y vigilancia del negocio público, para que los bienes del ciudadano sean protegidos; pide no confundir una prosperidad material insegura con la marcha de la administración, porque no basta el crecimiento económico sin un desarrollo institucional; exige un buen gobierno para que haya riqueza, comercio y seguridad, para no consolidar la pobreza con la corrupción imperante y la inseguridad social'.

Sobre el internacionalista panameño, educador, moralista, y filósofo y ‘escrutador infatigable de nuestra nacionalidad', Linares destacó, asimismo, su ejemplo en la construcción de la nacionalidad, ‘un trabajo de todos los días a través del comportamiento vertical del ciudadano en la casa, en el trabajo y en la calle' y sobre todo, ‘a través del ejemplo que nos deben dar la mujer y el hombre públicos, esos que por sus responsabilidades tenemos que oír, ver y leer permanentemente en la radio, en la televisión y en el periódico y ahora en las redes sociales', apuntó. ‘Porque así es el círculo vicioso del político. El que no se educa, no sabrá comportarse como ciudadano. Y el que no se comporta como ciudadano, imagínenlo cuando llegue al poder. Y no nos referimos solamente al plano académico o técnico. Nos referimos al plano ético, moral, cívico y de valores', acotó.

A su turno, Carlos Bolívar Pedreschi aludió también a un escrito de Arosemena, en el que alertaba de las intenciones expansionistas y usurpadoras del ‘Águila del Norte' ante la que Panamá había cometido ‘grandes imprudencias'.

‘Éstas proféticas palabras, que duda cabe, todavía conservan su actualidad y valor de cambio y si no que lo digan La Estrella de Panamá y El Siglo , declaró Pedreschi que, en palabras de Arosemena, recalcó que, como país, ‘no comprendimos que dar el territorio era dar el señorío'.

Y tras subrayar que su identificación con los valores éticos y políticos de Justo Arosemena no son ‘arranques líricos' sino ‘verdadera y militante identidad' con sus luchas por el territorio y la identidad, Pedreschi aprovechó la ocasión para reiterar, en nombre del comité que preside, su solidaridad con los diarios La Estrella de Panamá y El Siglo , ‘víctimas de lo que Justo Arosemena llamó en su momento el Águila del Norte'.

La ceremonia acabó con las notas del Himno Nacional.


comments powered by Disqus