Nacional 26/06/2015 - 12:01 a.m. viernes 26 de junio de 2015

Julio Murray: Colón no pide limosna, sino oportunidad y respeto

El obispo de la Iglesia episcopal aplaude el proyecto Renovación Urbana de Colón

El obispo se crió en Río Abajo, bajo la influencia de los valores episcopales. / Adriano Duff | La Estrella de Panamá
Adriano Duff | La Estrella de Panamá

El obispo se crió en Río Abajo, bajo la influencia de los valores episcopales.

Anterior Siguiente

Mónica Guardia
periodistas@laestrella.com.pa

El mensaje del obispo episcopal Julio Murray Thompson es uno de esperanza, especialmente para aquellos que no han logrado subirse en el tren del crecimiento económico: los campesinos, los niños, los ancianos, las mujeres y los afrodescendientes.

‘No tenemos que vivir siempre en un mar de desigualdades; podemos convertir las desigualdades en oportunidades', sostiene el reverendo, quien cree que Panamá puede transformar esas actitudes intolerantes y discriminatorias que todavía persisten en solidaridad y respeto.

En esta entrevista exclusiva con La Estrella de Panamá , Murray habla alto y claro. Aplaude la iniciativa de Renovación Urbana de Colón, pero hace un llamado a que la inclusión activa de los colonenses. Celebra la familia y propone mayor debate sobre una ‘nueva masculinidad', más acorde con las realidades y necesidades del siglo XXI.

QUIÉN ES JULIO MURRAY

Murray lidera desde 2000 la Iglesia episcopal de Panamá, una comunidad de 6 mil adherentes, cuyos orígenes se remontan a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, con la llegada de miles de inmigrantes de Las Antillas para la construcción del Ferrocarril y el Canal de Panamá.

Nacido en Panamá, Calle 14 de Río Abajo, el 19 de diciembre de 1958, el obispo episcopal reconoce que descubrió su vocación religiosa tarde, a los 28 años, cuando ya trabajaba como analista de sistemas en el desaparecido Bankers Trust Co.

OBISPO, ¿QUÉ TAN FUERTE SIGUE SIENDO EL RACISMO EN PANAMÁ?

Voy a dar un ejemplo. Fíjese en lo que ocurre en los países centroamericanos y en el Caribe, Haití; Bluefields, Nicaragua; los garífunas, en Honduras, y Limón, en Costa Rica: los lugares donde hay más dificultades y pobreza son también los que tienen mayor concentración de afrodescendientes.

Creo que se trata de un asunto de poder mal manejado; se ha etiquetado a la gente y esto ha resultado en la exclusión de una cantidad muy grande de personas, con mucho potencial. Ha sido un ejercicio de discriminación y eso hay que denunciarlo.

Por mucho tiempo se ha tratado de vincular la realidad social de Colón, por ejemplo, con actitudes de su gente, a la que señalan como perezosa, conflictiva, que no le gusta trabajar. Pero ese no es el Colón que yo conozco. Lo que yo conozco es una provincia que se ha empobrecido, de la que se ha sacado materia prima y a la que, sin embargo, no se regresaron los beneficios.

El Colón que yo conozco es uno que quiere que se le respete, y fíjese que digo respeto y no tolerancia.

¿QUÉ LE PARECE EL PROYECTO RENOVACIÓN URBANA QUE ESTÁ IMPULSANDO EL GOBIERNO EN COLÓN?

Yo aplaudo y admiro la iniciativa del presidente Juan Carlos Varela de tomar en cuenta seriamente a la provincia de Colón y creo que le deben seguir Bocas del Toro y Darién.

El proyecto es un paso importante en cuanto a la vivienda, estructuras, salud y seguridad, pero también habría que hacer el trabajo con el ser humano, en valores, en cambio de actitudes, en rescate de la dignidad humana. Hay que volver a poner al ser humano dentro de la ecuación... Es mucho el trabajo que hay que hacer y me parece importante invitar a otros grupos a sumarse al esfuerzo.

EN SU OPINIÓN, ¿QUIÉN MÁS DEBERÍA SUMARSE A ESTE PROYECTO?

Como iglesia, nosotros podemos sumarnos. Pero también, a través de la iglesia, de la educación, debemos animar a la gente de Colón a que se involucre y construya y participe activamente en la transformación que tanto se necesita; no cambio, sino transformación.

Colón tiene muchas iglesias, muchas logias, clubes cívicos... ¿cómo es posible que la sociedad colonense no haya logrado la transformación que la provincia necesita? ¿Es porque no nos conocemos? ¿Es porque no hemos buscado la manera de llevar a la mesa a todos los actores? ¿O es porque quizás hemos esperado que otras personas vengan y resuelvan lo que nosotros tenemos que resolver?

Al presidente yo le recomendaría que camine de cerca con estos procesos... que se impulse la idea de que es necesaria la participación de los mismos colonenses, porque lo que hay ahora es un sentimiento de que nos han abandonado y de que nos deben... por eso es necesario hacer un trabajo de levantar y animar, de desarrollar actitudes más saludables... la estimación propia, el fortalecimiento de la dignidad humana... de que es digno vivir en calles limpias, de que es digno tener un trabajo, tener educación y acceso a la salud.

¿HAN AYUDADO LAS CAMPAÑAS COMO LA DE RINCÓN DE LA FAMA A ELEVAR LA CONSIDERACIÓN DEL AFRODESCENDIENTE EN PANAMÁ...?

Sí. Ha sido positivo. Se ha identificado una contribución significativa de la etnia negra, pero creo que se ha hecho énfasis en las cuestiones de índole gastronómica, del baile, deporte. Creo que es importante hacer más énfasis en las contribuciones profesionales, la cantidad de maestros, maestras y profesores; de doctores y doctoras, de científicos, de líderes religiosos que han hecho y hacen una contribución muy importante en la construcción del Panamá que queremos..

USTED HABLABA DE TRANSFORMACIÓN, Y NO DE CAMBIO. ¿A QUÉ SE REFIERE?

A que el modo de vida de Colón, más que cambiarse, debe transformarse. Cuando las cosas cambian, existe la posibilidad de que regrese a ser lo que antes era... pero cuando se transforma, estamos abriendo la puerta al ingenio, a la posibilidad, a la oportunidad... Tenemos que empoderar al colonense para que en su justa medida y en su justa razón pueda tener acceso a todas las instancias y recursos que promueven la vida y la dignidad humana.

PLANTEA NUEVAS ACTITUDES. ¿HABRÍA TAMBIÉN SITUACIONES PRODUCTO DE LA VISIÓN DE GÉNERO?

Efectivamente. En las últimas décadas, en el afán de responder a las situaciones tan difíciles que enfrenta la niñez y la mujer, se ha invisibilizado al hombre. Por eso, nosotros consideramos que es sumamente importante hacer cualquier acercamiento de manera integral.

Hay que hablar de los niños y de las mujeres, pero hay que hablar también del hombre y de la nueva masculinidad, una masculinidad que no es violenta, que no siente temor de mostrar sus sentimientos, con acciones concretas de cariño, afecto, amor... En las instancias que hacen trabajo de género se está reconociendo cada vez más que también hay que hacer una tarea con el varón.

El hombre panameño enfrenta grandes desafíos a raíz de los cambios en los roles tradicionales de género. Hoy por hoy, mamá y papá necesitan salir a trabajar para sostener a la familia y los cambios, de hecho, se han estado dando.

He visto a hombres tomar en brazos a su niño y coger los pañales y hacer la fila en la clínica, porque se ha entendido que si mamá está haciendo su parte, papá también debe hacer la suya. Pero en general, persiste el desafío, principalmente en el rol de padre de familia, que exige del hombre asumir tareas nuevas, como acompañar al niño al médico y llevar los pañales mientras que la mamá está trabajando.

El futuro yo lo veo promisorio, lo veo con mucha esperanza, la esperanza de que vamos a ser parte de la transformación que tanto necesita la comunidad y de que los aportes que puedan venir desde el gobierno van a ser aportes significativos

Nos hemos criado en familia, un grupo que se caracteriza por el apoyo y mutua ayuda entre sus miembros. Así debe ser nuestro enfoque social.

==========

Julio Murray

‘ Hay dos sitios de la ciudad de Colón que están ‘comiéndose' a los varones de nuestras familias: uno es Nueva Esperanza, la cárcel; el otro es Monte Esperanza, el cementerio. Irónicamente, uno está al lado del otro',

OBISPO DE LA IGLESIA EPISCOPAL

==========

JULIO MURRAY THOMPSON

Obispo de la Iglesia episcopal de Panamá desde 2000

Nombre: Reverendo Julio Murray Thompson, obispo de la Iglesia Episcopal de Panamá

Nacimiento: 19 de diciembre de 1958, en Río Abajo

Estudios: Teología en la Universidad Bíblica de San José, Costa Rica, y en el Instituto Bossey en Ginebra.

Organizaciones: Club Activo 20-30, Comunidad Afro-Caribeña de Teólogos, Amigos del Museo Etno Caribeño de Bocas del Toro.

Experiencia: Ministerio pastoral en Arraiján (88-90), Bocas del Toro (90-97) y Colón (1997-2000). Fue seleccionado como miembro de la junta directiva del Concilio de Obispos de la Iglesia Anglicana en Latinoamérica en 2001

comments powered by Disqus