Nacional 07/09/2018 - 12:00 a.m. viernes 7 de septiembre de 2018

‘Fake news', noticias sin rigor

Desde fotos manipuladas hasta campañas sucias en redes sociales. Una perspectiva histórica del fenómeno global que ha empujado a los periodistas a cuestionar los cimientos mismos del oficio

  / Shutterstock
Shutterstock

Anterior Siguiente

Hermes Sucre Serrano
periodistas@laestrella.com.pa

Aquella opaca mañana de junio de 1984 se veía sospechosamente normal en la redacción de ‘La Estrella de Panamá'. Don Leónidas Escobar atendía a una mujer blanca, alta, vestida con ropa rural y folios sueltos debajo del brazo. El veterano periodista depositó sus lentes sobre la mesa de vidrio y con su acostumbrada solemnidad dijo: ‘Le presento a Hermes, bueno para los enigmas'. Y la papa caliente pasó a mis manos.

Ya la recién llegada se veía molesta, incómoda, apresurada y hasta exigente. ‘Vengo a que me publiquen el avistamiento de un OVNI por los lados de La Chorrera. Aquí está la foto'. En la gráfica se veía un supuesto platillo volador amarillento, nuboso, rodeado de una selva tupida.

Le pedí que dejara la foto para analizarla. Ahí fue donde ardió Troya. ‘¿Usted sabe quién soy yo? La doctora…, reputada ufóloga chilena. La foto ya fue publicada en otros diarios'.

En medio de la puja y repuja, entró en escena el fotógrafo Aristides Herrera Bravo (hombre de letras y genio del lente). Andaba como de costumbre, en plantilla de medias. ‘El Titín' decomisó la foto para ampliarla al máximo.

El OVNI resultó ser una copa de carro (de esos que gustaban a Adolfo Hitler y gustan a José Mujica) guindada de un árbol con un cordel de nilón.

‘Titín' comenzó a echarse flores por su proeza. En reconocimiento a su gracia y para ensalzar su ego, le recitamos su poema preferido: ‘Si Venezuela tuvo su Andrés Bello; Panamá tiene su Aristides feo'.

Así como este fraudulento OVNI, se dan noticias falsas en todas las épocas; lo único es que ahora las redes sociales replican la mentira a la velocidad del rayo y la falsedad se etiqueta con un nombre más exótico: ‘Fake news'.

Veamos lo que opinan veteranos comunicadores sobre estas mentiras, tan peligrosas como las ‘minas antipersonas'.

LAS MALAS NOTICIAS

El Diccionario Cambridge define así a las ‘Fake news': ‘Historias falsas que parecen ser noticias, difundidas en internet o usando otros medios, generalmente creadas para influir en las opiniones políticas o como una broma'.

René Hernández, profesor de periodismo de la Universidad de Panamá, exvocero presidencial y miembro del Tribunal de Ética del Consejo Nacional de Periodismo, afirma que las noticias falsas han existido siempre, pero ‘con poco efecto dañino en el pasado, debido a que pocas personas tenían acceso a ellas'.

‘Con el advenimiento de la tecnología, una noticia falsa se reproduce como hervidero de moscas o como mosquitos en temporada lluviosa. Esta práctica es nociva para la tranquilidad y sosiego de una nación'.

Hernández considera que no hay capacidad humana para administrar tanto negatividad -génesis de muchas enfermedades atribuidas a otros factores-, cuando en realidad la razón estará en esos procesos anímicos de desesperación ante tanto desprestigio que se ve en las redes sociales. ‘El error primario está en la persona que publica las mentiras y el secundario en aquella que la reenvía sin asco, sin verificar lo que tiene entre manos'. A muchos le place leerlas y enviarlas.

Hay mucha ignorancia sobre la repercusión que tiene una noticia falsa. ‘Muchos terminarán gritando: ‘¡regulación! ¡regulación!', pero esos mismos que gritan son los que envenenan el proceso con la publicación de mentiras. Al final tendremos que apelar a la autoconversión del ser humano', concluyó.

AMENAZA DIGITAL

Franklin Castrellón, periodista, publirrelacionista y columnista de opinión, señala que las ‘Fake News' violan el principio básico del periodismo: la búsqueda de la verdad.

Más grave aún, agregó, es la inclinación de mucha gente –en todo el mundo- de darle más créditos a las noticias falsas; fenómeno que ha dado lugar a la posverdad. Esa tendencia puede tener serias implicaciones, como fue la elección de Donald Trump y la votación para que Gran Bretaña abandonara la Unión Europea (Brexit)'.

Castrellón citó un estudio realizado en marzo de 2008 por el Instituto Tecnológico de Massachusetts que revela que las informaciones falsas son replicadas 70% más que las verdaderas. Las ‘Fake News' apuntan a las noticias políticas, pero también abarcan las de ciencia, desastres naturales e información financiera. ‘El problema es complejo y debe ser atacado por todos los ángulos posibles: reguladores nacionales e internacionales, administradores de las redes sociales y periodistas, quienes deben enfatizar en su principal responsabilidad deontológica: la verdad'.

ANTE TODO, ÉTICA

En tanto, Flor Ortega, profesora de ética, exdecana de Ciencias Sociales de la Universidad Católica Santa María la Antigua (USMA), sostiene que el asfixiante mundo de la información está hecho de notas falsas y verdaderas, de las bien intencionadas y las que no. ‘La objetividad, que tanto defendemos los periodistas, ahora tiene varias tonalidades'.

‘Lo que nos está desbordando a todos es la temporalidad. Los hechos en redes sociales no tienen ayer, solo conocen el ahora, la inmediatez. Esta vorágine arrastra lo verdadero, lo falso, las actitudes dolosas y calumniosas que ahora pululan hasta con actitud irreverente de licitud'.

Según Ortega, son las redes sociales las que han magnificado el efecto de las noticias falsas y las manipuladas. La omnipresencia de estos medios convierte, como ya es conocido, a cualquier persona en un informador, no así en periodista. ‘Lo cuestionable es que algunos medios de comunicación, sin medir consecuencias, se sumen a la ola y, con su difusión, conviertan en noticias las versiones no confirmadas y sensacionalistas de hechos que circulan en las redes sociales, agravando su efecto', expresó.

Dijo que periodismo y redes sociales deben transitar juntos, recuperando el valor de la información profesional como pilar de las sociedades libres y democráticas, en las que la acción dolosa de las ‘Fake News' tiene consecuencias.

FENÓMENO NEFASTO

Jairo Pertuz Suárez, veterano periodista, escritor y analista internacional, no se anda con paños tibios: ‘Las ‘Fakes News' son una lacra, una enfermedad maligna que se ha ido extendiendo como un cáncer'. ‘Quienes las practican hacen parte de gente irresponsable, sin moral ni ética, seguro que con fines y propósitos inconfesables. Semejante aberración debe ser penalizada con todo el peso de la ley'.

A lo largo de la historia se ha venido desarrollando este nefasto fenómeno, que tiene fines predeterminados de grupos y personas sin escrúpulos y, en muchos casos, producto de mentes torcidas. ‘No se puede abogar ignorancia; saben muy bien lo que hacen, por qué y para qué lo hacen', sentencia Pertuz.

‘Con las nuevas tecnologías este género ‘desinformativo' gana muchos adeptos con diferentes y variados matices. Para desgracia de la libertad de expresión, estas manifestaciones encuentran espacio para su divulgación', anota.

Por su parte, el periódico ‘Elecciones 2019', órgano informativo del Tribunal Electoral (TE), señala que esta realidad no excluye a Panamá; por lo tanto, la institución concibió un plan de acción para las Elecciones Generales del 5 de mayo de 2019, denominado Pacto Ético Digital (PED).

Alfredo Juncá Wendehake, magistrado del Tribunal Electoral y gestor del PED, explica que el propósito es hacer un llamado a la conciencia cívica de los actores políticos en las redes sociales, a fin de mantener un debate de ideas respetuoso, evitando las descalificaciones, los insultos, las campañas sucias y las ‘Fake News'. ‘Si logramos que los panameños tomen conciencia de la importancia del PED, para hacer su parte y cuidar la democracia, no debemos enfrentar ningún problema', señaló Juncá Wendehake en el rotativo mensual ‘Elecciones 2019' (abril de 2018).

El pasado jueves 30 de agosto de 2018, el Consejo Nacional de Periodismo (CNP) instaló su Tribunal de Ética para hacer frente al ‘delicado' momento que se vive en cuanto a la información en las redes sociales.

Siempre recordaré las palabras del periodista santeño Pantaleón Henríquez Bernal: ‘De nada sirve que saquen polvo del mar y agua del desierto, si no andan con la verdad'.

comments powered by Disqus