Nacional 14/08/2017 - 1:01 p.m. lunes 14 de agosto de 2017

Trabajadores domésticos, sus deberes, derechos y el proyecto de ley 438

La iniciativa legislativa está en segundo debate en la Asamblea. La diputada proponente informó que pedirá que vuelva a primer debate


Anterior Siguiente

Ismael Gordón Guerrel
igordon@laestrella.com.pa

El proyecto de ley 438, que pretende reformar artículos del Código de Trabajo y del Código de la Familia, sobre condiciones laborales para las personas que realizan trabajos domésticos y dicta otras disposiciones, después de un año de ser presentado en la Asamblea Nacional, por la diputada independiente Ana Matilde Gómez, genera opiniones a favor y en contra.

La proponente de la iniciativa legislativa pretende dar inicio a un proceso de "recuperación y de reconocimiento" a los trabajadores domésticos de manera que puedan ejercer esta actividad en condiciones "justas y equitativas".

Gómez sustenta el proyecto de ley, tal como se lee en la exposición de motivos, en que las modificaciones y adiciones a la normativa laboral que presenta se fundamentan en lo contenido en el Convenio 189 sobre los trabajadores domésticos, adoptado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 2011 y ratificado por Panamá mediante Ley 29 de 5 de marzo de 2015. 

De igual forma, con esta propuesta, se defiende Gómez, se da cumplimiento a lo establecido en la Ley 4 de 1999, por la cual se instituye la igualdad de oportunidades para las mujeres.

"Esta adecuación de la norma es una de las tareas pendientes comprometidas en el Pacto Mujeres, Desarrollo e Igualdad, suscrito por las campañas presidenciales en marzo de 2014", agrega la diputada independiente.

La legislación, argumenta Gómez, debe ser actualizada con miras a equiparar las condiciones laborales de las personas que realizan el trabajo doméstico, reconociéndolo en su justa dimensión, conscientes de que con esta acción estamos contribuyendo a mejorar la calidad de vida de un importante sector de la población, a la vez que éste se sumaría al pleno desarrollo y progreso de esta nación.

Puntos claves del proyecto de ley con las reformas al 10 de julio de 2017

  • Los trabajadores domésticos tendrán un horario de ocho horas. Si la jornada se extiende más de las ocho horas, tendrán derecho al pago de horas extraordinarias, las cuales no podrán afectar el descanso diario absoluto de por lo menos doce horas al que tienen derecho.
  • Semanalmente tendrán derecho por lo menos a veinticuatro horas continuas de descanso y gozarán de vacaciones anuales. 
  • Gozarán de descanso remunerado durante los días de fiesta o duelo nacional, salvo que el empleador le ordene o permita la prestación del servicio, en cuyo caso el trabajo se pagará con un recargo de ciento por ciento sobre el salario devengado.
  • El trabajador doméstico que resida en el hogar para el que trabaja no estará obligado a permanecer en el hogar o a acompañar a miembros del hogar durante los periodos de descanso diario, semanales o durante las vacaciones anuales. 
  • Cuando el trabajador doméstico no disponga libremente de su tiempo y permanezca a disposición del hogar para responder a posibles requerimientos de su servicio, deberá ser considerado como horas de trabajo. 
  • El empleador podrá exigir a su costo, como requisito esencial del contrato, antes de formalizarlo, un certificado de salud, que será expedido gratuitamente, dentro de los treinta días anteriores, por médicos al servicio de la Caja de Seguro Social o cualquier facultativo de otra institución del Estado. 
  • Toda enfermedad del trabajador doméstico que no sea leve y que lo incapacite para sus labores durante más de cuatro semanas, dará derecho al empleador a dar por concluido el contrato una vez transcurrido dicho término, sin otra obligación que pagar a la otra parte un mes de salario por cada año de trabajo continuo o fracción de tiempo no menor de seis meses. Esta indemnización no podrá exceder del importe correspondiente a tres meses de salario. 
  • El trabajador doméstico tiene derecho a que su empleador le conceda los permisos necesarios para asistir a una escuela. lo cual se adecuará a su jornada laboral. 
  • El empleador sufragará los gastos de sepelio del trabajador doméstico.
  • El salario de la persona que realiza trabajos domésticos no podrá ser menor al salario mínimo establecido de acuerdo a la ley vigente.
  • Las personas migrantes que realizan trabajos domésticos tendrán los mismos derechos que los trabajadores nacionales, siempre que cumplan con las regulaciones migratorias del país.

comments powered by Disqus