Nacional 19/12/2017 - 12:05 a.m. martes 19 de diciembre de 2017

‘Dentro de todo buen abogado hay un gran psicólogo', Tovar

Tovar soñó desde muy pequeña con convertirse en abogada

  /

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

Ana Lucrecia Tovar está cerca de lograr el máximo escalón de la vida pública de un abogado: convertirse en magistrada de la Corte Suprema de Justicia.

Tovar soñó desde muy pequeña con convertirse en abogada. En la escuela secundaria mostraba sus aptitudes y sus compañeros de escuela le profetizaron que sería abogada y así lo dejaron plasmado en sus escritos finales, en su anuario de graduación.

La influencia de su abuelo, que era abogado; la de una profesora de secundaria que le dictó la asignatura de Gobierno y su participación constante en debates fueron clave para forjar las bases de la futura licenciada en Derecho, cuenta en una entrevista reciente que concedió a ‘Lexlatin.com', el 3 de abril de 2017. Para la fecha de la entrevista, ya tenía entre sus planes formar parte de la vida pública de su país.

El 11 de agosto de 1998, Tovar obtuvo su idoneidad para ejercer la profesión de abogada. Pero, con dieciocho años de experiencia su trabajo es poco conocido. En la página web del Órgano Judicial, donde se consultan los fallos, no aparece registro de alguna actuación suya como abogada, al menos no directamente, pero queda la opción de que lo haya hecho por medio de una firma o en un equipo de litigio.

Una mirada a su vida profesional, sin embargo, nos indica que ha ejercido en bufetes de abogados, instituciones del gobierno y entidades privadas. Durante doce años -2005 a 2017-, fue socia de la firma Fábrega, Molino y Mulino. Desde hace diez meses -marzo de 2017 -, es socia de la firma Dentons Muñoz, donde se desempeña en el área de banca y finanzas.

En la carta de presentación de la firma de abogados, se indica que ha servido como abogada institucional para los principales bancos y casas de corretaje, además de haber actuado como asesora legal local e internacional de fondos de inversión nacionales e internacionales.

Es miembro de distinguidas organizaciones de abogados, según la página de Dentons Muñoz. Es miembro del Colegio Nacional de Abogados desde 1998, de la Asociación Internacional de Abogados desde 1998, y de ‘The Society of Trust & Estate Practitioners', desde 2006.

Egresada de la Universidad Santa María La Antigua, cuenta, además, con una maestría en derecho internacional, derecho bancario y de valores en la American University, de Washington College of Law.

Fue secretaria de la Junta Directiva de la Superintendencia del Mercado de Valores y también ha formado parte de la Junta Directiva de la Superintendencia de Bancos de Panamá.

Es esposa del exviceministro de Finanzas, Iván Zarak, quien el pasado 14 de diciembre de 2017 presentó su renuncia al cargo, un día antes de que Tovar fuera designada como candidata a la Corte .

Sin haberse sentado oficialmente en el cargo, se le cuestiona su independencia por los vínculos políticos de su esposo con la administración del presidente Juan Carlos Varela. Aunado a esto, en las redes sociales circulan fotos suyas vistiendo gorra y suéter alusivos a la campaña presidencial de Varela.

Ha sido designada por el presidente para reemplazar al magistrado Oydén Ortega, en la Sala Primera de lo Civil, a partir del 1 de enero de 2018. De lograrlo, acompañaría a los magistrados Ángela Russo y Hernán De León, en la Sala Primera de lo Civil.

Como magistrada de la Sala Primera de lo Civil, Tovar tendría competencia para conocer los recursos de casación y revisión de procesos civiles. También le compete resolver los recursos de hecho contra las resoluciones de los tribunales superiores.

Aunque su función no tiene competencia penal, estaría facultada para enfrentar los casos de corrupción que se le siguen a Ricardo Martinelli. De acuerdo con la Constitucional Nacional, los magistrados están facultados para hacer funciones de fiscales y jueces de delitos cometidos por diputados y diputados del Parlamento Centroamericano.

Si no hubiera estudiado para abogada, lo hubiera hecho para psicóloga, dice. Esto considerando que es una persona que disfruta de observar a los demás, el comportamiento de las personas. Le gusta escuchar a las personas y tratar de ayudarlas. ‘Creo que dentro de todo buen abogado hay un gran psicólogo', dijo Tovar.

comments powered by Disqus