Nacional 22/05/2019 - 12:02 a.m. miércoles 22 de mayo de 2019

Culmina testimonio del segundo testigo de Fiscalía

La directora de informática del CSN describió el equipo empleado por tres funcionarios que trabajaban en el Departamento de Inteligencia de esa oficina y los proveedores de Internet

La audiencia se desarrolla en Plaza Ágora, sede del Sistema Penal Acusatorio. / Archivo | La Estrella de Panamá
Archivo | La Estrella de Panamá

La audiencia se desarrolla en Plaza Ágora, sede del Sistema Penal Acusatorio.

Adelita Coriat
acoriat@laestrella.com.pa

El relato del segundo testigo de la fiscalía en el juicio contra el expresidente Ricardo Martinelli, licenciada (se omite el nombre por reserva) González, directora de informática del Consejo de Seguridad Nacional (CSN) en 2014, se centró en describir las herramientas que empleó esta entidad en los años 2012-2014 y que supuestamente sirvieron para hacer los pinchazos.

González narró con memoria fresca que el CSN mantenía dos contratos de Internet de 4 megas cada uno, que servían a 200 funcionarios, pero que también se había contratado otro a la empresa Liberty Technologies con capacidad de 15 megas —del cual ella no estaba enterada— que utilizaban tres funcionarios: Rony Rodríguez (entonces director de inteligencia y subdirector del CSN), William Pittí (subdirector de inteligencia) e Ismael Pittí.

Supuestamente, estos funcionarios trabajaban en el departamento de inteligencia, pero en la teoría del caso que presenta la Fiscalía, eran las personas que pinchaban y hacían seguimientos a las víctimas por orden del exmandatario.

Reveló que este último contrato no era entre el proveedor de Internet y el Consejo de Seguridad, sino a nombre de una empresa fachada del CSN, Global Research, que creó la entidad, de la cual ella no había sido notificada, a pesar de ser la directora de informática de la entidad la que contrata estos servicios.

Actualmente, el CSN tiene contratados, con diversas compañías, cerca de 300 megas para uso de 300 funcionarios que conforman la planilla de esta institución, tal como lo explicó González.

Sobre el contrato de 15 megas que proveía de Internet a los tres funcionarios, la defensa del exgobernante dejó establecido en el contrainterrogatorio que tanto la empresa fachada como el contrato, podrían deberse a operaciones secretas que hacía la entidad y de las cuales, debido a la ‘compartimentación de la información', ella no tenía por qué enterarse.

Para el abogado de la defensa, Alfredo Vallarino, lo que dijo la testigo, que ayer culminó su comparecencia, ‘no ha sido nada fuera de lo normal'. Defendió el hecho de que cualquier empresa puede contratar el servicio de Internet y que la creación de una cuenta de correo Gmail, como se hace referencia al correo electrónico de donde se extrajo la información de los pinchazos y seguimientos de las víctimas, puede hacerse desde cualquier lugar, en cualquier parte del mundo, y no necesariamente dentro del CSN.

González relató que en una tubería halló un cable de fibra óptica que iba del edificio 88 a la parte superior del edificio 150 del CSN, capaz de transmitir datos a alta velocidad y que el mismo fue instalado por la empresa Advanced Sistems, el cual tampoco conocía.

La defensa preguntó a la testigo si sabía de qué otras agencias de inteligencia extranjeras que habían utilizado la infraestructura para sus operaciones, a lo que ella respondió en forma negativa.

Luego habló de los equipos con los que se apoyaban estos funcionarios. Recordó que habían tres computadoras, pero después de un año de uso, William Pittí regresó una de marca Toshiba porque ‘estaba muy lenta'. Otra fue robada y una tercera estaba en uso de Rony Rodríguez. De estas dos computadoras, González comentó que a una le hacía falta el disco duro, del cual nunca obtuvo respuesta por parte de Rodríguez, a pesar de los intentos por conocer de su paradero. Una vez los equipos quedaron en manos de la fiscalía, cuando se efectuó la investigación, ella no volvió a saber de ellos.

González rememoró que los tres funcionarios antes mencionados se mudaron de la planta alta del edificio 150 a la VIlla 22, pero después ya no los vio más. William Pittí laboró en el CSN hasta septiembre de 2014. Por un boletín se enteró de que Ismael Pittí se acogió a vacaciones el mismo año y después fue trasladado a la Policía; posteriormente no supo más de él. En lo que respecta a Rony Rodríguez, la testigo dijo que la última vez que lo vio fue en marzo de 2014, cuando se acogió a vacaciones y luego un par de veces en los pasillos del Consejo. De Rodríguez y de William Pittí se desconoce el paradero.

El nombre de Kenia Porcell, entonces asesora y subdirectora del CSN y actual procuradora General de la Nación, se escuchó durante el juicio cuando González indicó que le había entregado dos informes dirigidos al director, pero en su ausencia se los dio a Porcell.

comments powered by Disqus