Nacional 17/05/2017 - 6:35 p.m. miércoles 17 de mayo de 2017

Barés pide eliminar exigencia para competir en licitación millonaria

El acto público 01-2017 de la Caja de Seguro Social se ha programado para el 9 de junio, con una inversión de $221 millones

Redacción Digital La Estrella
online@laestrella.com.pa


Roger Barés, presidente del Comité de Familiares de Pacientes, admitió ayer que en vísperas de la licitación por $221 millones de la Caja de Seguro Social (CSS), fechada para el 9 de junio próximo, surgen grupos interesados que buscan imponer criterios para ir cerrando el acceso e impedir que otros proveedores participen, pero afirmó que eso no puede hacerse, pues todos deben regirse por las normas de la  Ley de Medicamentos, de 2001.

Expresó que en este escenario se llegan a imponer condiciones a las empresas que proveen genéricos y otros fármacos, para que no las puedan cumplir. Al final, en la licitación solo quedan compitiendo los que proveen productos de marca y queda por fuera el resto, ya que los primeros no requieren probar bioequivalencias ni otros requisitos para poder competir.

Sostuvo que esta situación puede traer al final desabastecimiento de medicamentos en la CSS, cuando debiera ser una competencia en la que todas participen en igualdad. 
Para Barés, la Resolución 128 de 21 de febrero de 2017, que emitió la Dirección Nacional de Farmacia y Drogas, del Ministerio de Salud, es una norma que traerá problemas en perjuicio del abastecimiento de medicamentos a los pacientes de la Caja.

La Resolución precitada, dijo, obliga a que todo proveedor que participe en actos públicos de las distintas instituciones de salud del Estado, deberá obtener un certificado de intercambiabilidad por cada producto que ofertará, lo que demorará u obstaculizará el trámite para varios.

Barés habló en nombre de los pacientes asegurados, y del clamor que elevan, porque haya medicamentos suficientes y con oportunidad.

Auditoría a farmacias
Otro tema que abordó fue el de la sustracción constante de medicamentos de las farmacias de la CSS, en complicidad con algunos médicos, productos   que van a parar a otros destinos, en detrimento de la salud de los asegurados. Por ello, pidió al director Martiz que solicite una auditoría en las farmacias de la entidad, la cual revelará que las medicinas llegan con suficiencia, pero que al poco tiempo desaparecen.

Agregó que Martiz y el ministro de Salud, Miguel Mayo, deben investigar la verdad sobre los delincuentes extranjeros que han obtenido de forma fraudulenta, con la complicidad de funcionarios panameños, el carné de la institución para gestionar fármacos y revenderlos en sus respectivos países, todo en perjuicio del aprovisionamiento de nuestras farmacias y de los asegurados

Reunión con Martiz
Barés anunció que este viernes la dirigencia del Comité deFamiliares de Pacientes se reunirá con el doctor Martíz y su equipo, para exponerle los puntos críticos relativos a fármacos y pedirle que centre su atención en la provisión adecuada de éstos, mejor atención de salud, más reactivos para laboratorio e insumos hospitalarios.

Advirtió que cuando no hay medicamentos, la CSS opta por las compras directas para enfrentar el problema, y éstas se resuelven favoreciendo a proveedores amigos. Por ello, el Cofapa exhorta a las autoridades que organizan la Licitación 01-2017, a que abran el compás y permitan competir a todos los proveedores respetando las reglas del juego vigentes, con bioequivalencias terapéuticas.

Esto, dijo, puede hacerse si la directora de Farmacia y Drogas tiene la voluntad de hacerlo, pues cuenta con la facultad para ello, y no prestarse al juego de aquellos personajes que siempre merodean en los despachos para influir en el director a cargo, con el fin de cambiar las reglas.

Martiz aclara su postura                                                                                                                                                                                                                                                                         
Ante la tormenta surgida por la millonaria licitación, la CSS aclaró en comunicado que, al igual que todas las instituciones de salud del Estado, ella está obligada a comprar medicamentos bajo parámetros establecidos en la Ley 1 de 10 de enero de 2001, sobre medicamentos y otros productos para la salud humana.

Por ende, añade el documento, cada una de las convocatorias públicas que realiza la CSS para la compra de medicamentos se ciñe con estricto apego a la Ley emitida por el Ministerio de Salud, regente de la salud pública en Panamá.

Al explicar los alcances de la Ley 1 de 2001, detalla en su artículo 51, relativo a Medicamentos genéricos en instituciones públicas de salud: "cuando se adquieran medicamentos genéricos en instituciones públicas de salud, éstos deben cumplir con los criterios de intercambiabilidad establecidos en la Ley".

En ese sentido, la Caja deja claro que las disposiciones sobre los requisitos y certificaciones que deben presentar los proveedores al momento de participar en actos públicos de la CSS, son trámites ajenos a la institución.

comments powered by Disqus