Nacional 27/04/2018 - 12:01 a.m. viernes 27 de abril de 2018

Aviones para estudio de los huracanes con tecnología de punta

La misión de los cazahuracanes pueden durar doce horas, de las cuales la mitad se concentra en el ojo del huracán, sin importar su categoría


Anterior Siguiente

Guadalupe León Barría
gleon@laestrella.com.pa

Los huracanes causan estragos todos los años y para intentar predecir su comportamiento entran en escena los conocidos aviones cazahuracanes.

Los cazadores o rastreadores de huracanes son aviones que se meten a las tormentas o huracanes para analizarlas desde adentro.

Estas aeronaves enfrentan vientos de más de 100 millas por hora y no usan computadoras de vuelo, pues una descarga eléctrica podría ‘freír' todos los sistemas.

El equipo ingresa al ojo de los fenómenos naturales de manera perpendicular en forma de X volando a 10 mil pies de altura, penetrando en la pared del ojo del huracán, sin importar su categoría. Puede ser desde el más apacible, con categoría 1 con vientos de 119 a 153 km/h, hasta el más feroz con categoría 5 con vientos mayores de 250 km/h.

TECNOLOGÍA

Estos aviones toman los datos en el lugar para mejorar la precisión de la información

Miden la descarga eléctrica que alimenta y fortalece al huracán.

Rafael Solort, quien forma parte del equipo especialista, explicó a La Estrella de Panamá que a la hora de ingresar al huracán hay mucha turbulencia por la intensidad de los vientos, pero cuando ya se encuentran en el ojo del huracán, todo cambia y es más tranquilo.

Cuando se está en los distintos cuadrantes de la pared del huracán y en el ojo, el navegante lanza una sonda que los ayuda a medir la intensidad de los vientos.

Algunos huracanes pueden variar con vientos de 30 millas y otros sobrepasan las 100 millas, explicó el especialista. Según Solort, la misión dura 12 horas, de las cuales la mitad (6 horas) se las dedican al ojo del huracán.

INTERIOR DE LA NAVE

Las aeronaves cuentan con tecnología de punta y un laboratorio donde miden en tiempo real la intensidad del fenómeno para prevenir a los organismos de rescate.

Cuentan con un sensor que los ayuda a recopilar información como la intensidad de los vientos.

El costo del avión está entre los 30 y 40 millones de dólares.

Cada aeronave puede tener una tripulación de cinco personas, dos pilotos, un navegante, un meteorólogo y un operador de sondas que cubren áreas del Caribe o el Pacífico.

Este tipo de aviones también cuenta con un sensor que los ayuda a recopilar información como la intensidad de los vientos. Cada nave tiene cuatro motores.

César Osorio, meteorólogo y catedrático de la Universidad de Panamá, destaca que estos aviones son de suma importancia porque captan estos fenómenos de la naturaleza desde sus inicios, lo que ayuda a los científicos a conocer si se disipan o aumenta su fuerza para efecto de pronóstico.

Los datos capturados son transferidos a los meteorólogos que laboran en el Centro de Huracanes de Miami, Estados Unidos, quienes comparten la información con los países de América Central para analizar y determinar un juicio de la tormenta en su etapa inicial y evolución.

La temporada de huracanes en el Atlántico se inicia el 1 de junio y culmina el 30 de noviembre.

comments powered by Disqus