Nacional 23/11/2017 - 1:36 p.m. jueves 23 de noviembre de 2017

Asociaciones de mujeres organizan marcha en contra de la violencia de género

El  25 de noviembre se realizará una actividad masiva para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Juana Camargo, activista por los derechos humanos de las mujeres, durante su intervención en la presentación del informe  "Del compromiso a la
acción: políticas para erradicar la violencia contra las mujeres en
américa Latina y El Caribe". / Ed Grimaldo
Ed Grimaldo

Juana Camargo, activista por los derechos humanos de las mujeres, durante su intervención en la presentación del informe  "Del compromiso a la acción: políticas para erradicar la violencia contra las mujeres en américa Latina y El Caribe".

Anterior Siguiente

Karen Bernal Marrugo
kbernal@laestrella.com.pa

Para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el Espacio de Encuentro de Mujeres y otros movimientos que promueven los derechos humanos de las mujeres en Panamá, como Organizaciones de Mujeres Diferentes, Voces de Mujeres Afrodescendientes, tener Ovarios el Kolectivo, MDDP y Red de Mujeres Trabajadoras, preparan una actividad masiva el próximo sábado, 25 de noviembre.

"Vamos a hacer una especie de caravana, que va a empezar en el la estación del Metro de Vía Argentina, a las 2 de la tarde. Estaremos en semáforos y caminaremos hasta la Procuraduría General de la Nación", comenta Juana Camargo, activista y líder del Espacio Encuentro de Mujeres.

Camargo expresa que la idea es llegar a la Procuraduría a las 4:30 p.m. "Haremos toda una actividad alrededor del Parque Porras para mantener la lucha con el fin de que hayan fondos públcos que puedan resolver el problema", sustenta.

La actividad será abierta al público y se invita "a todos los que estén en contra del feminicidio y el maltrato a las mujeres", asevera Juana.

Bajos fondos para proteger a las mujeres en la región

Los bajos presupuestos que destinan los diversos países de América Latina y El Caribe, parecen ser insuficientes ante el problema cada vez más creciente de la violencia contra las féminas, donde el número de homicidios femeninos (femicidios / feminicidios) está en aumento, y dos de cada cinco son resultado de la violencia doméstica.

Además, alrededor del 30% de las mujeres han sido víctimas de violencia por parte de su pareja y el 10.7% han sufrido violencia sexual fuera de la pareja, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"En Panamá existen leyes, planes y avances en el tema, pero no hay coherencia, porque "no hay recursos, no logras establecer la eficacia de estas políticas que nos hemos ido dando, no lo sabemos porque no hay monitoreo, no hay evaluación", asevera Camargo.

Precisamente, asignar más recursos para este tema, en los presupuestos públicos, es una de las propuestas del último informe "Del compromiso a la acción: políticas para erradicar la violencia contra las mujeres en américa Latina y El Caribe", presentado ayer por las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Onu Mujeres, en el Parlamento Regional (Parlatino).

"Este informe destaca varios puntos de gran importancia: la necesidad de asignar más recursos, estructurar mejor la respuesta y articular mejor el trabajo entre los diferentes actores. Además, debemos trabajar para mejorar la recopilación y medición de datos que registran la violencia contra mujeres en la región ", dijo Luiza Carvalho, directora regional de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe.

El documento invita a generar pactos sociales entre los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil para involucrar a todos los actores relevantes; la creación de planes nacionales a nivel local y políticas con un enfoque multidimensional; fortalecer las acciones de reparación de las víctimas, especialmente aquellas enfocadas en su empoderamiento económico; y trabajar con los hombres, especialmente los jóvenes, para sumarlos como socios en la lucha para terminar con la violencia contra las mujeres.

Cultura patriarcal, la génesis del problema

Juana Camargo es socióloga de profesión, y su preocupación por la lucha a favor de las mujeres ha estado enmarcada hacia la parte socio económica. Ha realizado trabajos de investigación y consultorías especiales para ONU Mujeres y el FAO, entre otros organismos.

Para ella, la violencia tiene múltiples factores que la provocan, pero hay un elemento central que es el tema cultural, pues con el machismo que reina en la cultura latina, es más evidente la desigualdad social.

"Nosotros vivimos en una sociedad que llamamos patriarcal, esta cultura genera concepciones en las relaciones entre hombres y mujeres. Las mujeres aprendemos desde muy niñas un conjunto de roles que llamamos de género, en los que tu vida está plenamente vinculada al mundo doméstico. Junto a esto, también hay toda una concepciónde subordinación, es decir, las mujeres están sujetas a los hombres", explica.

Mientras que a los hombres, agrega, "la sociedad les dice 'ustedes son los que van a proveer la economía familiar, ustedes son lo que tienen que ir a trabajar'. Eso, a estas alturas de desarrollo de la sociedad, no se sostiene".

Entonces, distingue, con la cultura patriarcal se genera un tema de "propiedad". "Los hombres asumen que las mujeres son su propiedad, y las mujeres también lo asumen; ese tipo de relación vinculada al tema del patriarcado, genera la sujeción, donde las mujeres incluso deben pedirle permiso a los hombres para asistir a actividades, y cuando no hace lo que el esposo quiere, se convierte en víctima de él, de violencia física y psicológica", indica.

Sin embargo, acepta que hay hombres que se salen de esos parámetros, "pero en general las mujeres tienen más carga que ellos". Enfatiza que las féminas toda la vida han tenido que trabajar para coadyuvar con los ingresos del hogar, pero eso no ha significado cambios en la forma de relacionarse de hombres y mujeres. "Hoy las mujeres incluso trabajan más horas, invierten mucho más tiempo en la actividad no remunerada, cuando llega a la casa tiene que cubrir una serie de tareas que están adjudicadas a las mujeres, eso genera una serie de crisis".

Un mejor marco legal

El informe de la ONU revela que en la región el número de países con políticas nacionales de protección para las mujeres ha aumentado de 24 en 2013 (72%) a 31 en 2016 (94%).

No obstante el avance, aún existe un gran reto con relación a la insuficiencia de los marcos legales. "En ningún país estamos en la situación ideal desde el punto de vista de legislación de políticas públicas, a pesar de que hemos hecho mucho", comenta Lara Blanco, directora adjunta de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe.

En este caso, menciona, el informe propone asegurar respuestas que tienen que ver con prevención de la violencia, asegurar que no haya impunidad en la sanción y que hayan políticas dirigidas a la atención y reparación de las víctimas.

"Toda la sociedad construye una situación que afecta a las mujeres. La cultura patriarcal es una cosa estructural, institucional, que está ahí grabada en la cabeza de las mujeres y muchas veces no denunciamos la violencia sexual porque van a decir que yo soy la culpable, yo me lo busqué, no hice lo que debía hacer. Pero no se juzga con eso a quien lo agredió. A la víctima es a quien le dicen 'tú lo dejaste, tú lo provocaste, tú saliste en la noche cuando no debías', y al final quedamos revictimizadas por una situación que no es culpa nuestra", advierte la socióloga Carmargo.

Camargo critica y se muestra indignada por la falta de una legislación fuerte para combatir la violencia sexual. "Tenemos que entrar a agenerar políticas públicas que protejan a estas niñas, que ninguna chica que salga a la calle sienta temor porque sabe que algo le puede pasar en la calle o en la casa".

"Aquí se violan niñas en mayor cantidad que mujeres adultas, el 88% de las violaciones se comenten contra mejnores, dijo el Ministerio Público en 2016. Hay una inmensa cantidad de abusos sexuales que no llegan y nosotros queremos hacer un gran esfuerzo para visivilizar la violencia sexual porque es muy grave y la menos denunciada", agrega Camargo.

Esta situación se agrava, según la líder, con la situación de jueces, "que vemos que hacen arreglos de penas con violadores de niñas y niños. Entonces, eso es punto de alarma", precisa.

 

comments powered by Disqus