Entre Líneas 20/11/2017 - 12:00 a.m. lunes 20 de noviembre de 2017

Tiempo de decisiones radicales

Tienen el deber histórico de tomar decisiones radicales en esta investigación y llegar hasta las últimas consecuencias, ¡caiga quien caiga!

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

En la historia hay ejemplos de episodios que se repiten y da la oportunidad de no cometer las mismas equivocaciones. El asesinato de Hugo Spadafora es uno de ellos. Cuando ocurrió, se destapó la peste de las Fuerzas de Defensas, entonces lideradas por Manuel Antonio Noriega. El abominable hecho impulsó movimientos populares, la creación de la Cruzada Civilista y la vuelta a la democracia, mal entendida por los partidos políticos que creen que votar es democracia. El caso Odebrecht tiene una peculiaridad similar al caso Spadafora, porque la investigación fue amañada para esconder la verdad. La trama Odebrecht involucra directamente a las tres últimas administraciones y muchos nos preguntamos si el actual sistema judicial podrá llenar las expectativas. En la época militar, la investigación se hizo a través de una ley que creó una Fiscalía Especial y, aun así, el resultado dejó insatisfacción. Es precisamente lo que se teme en la investigación del escándalo Odebrecht, que no promete un final en el que se sepa toda la verdad. Ese es el resultado que se vislumbra porque hay ocultamiento, selectividad y una alta dosis de intromisión política. Y es que no se busca hacer una verdadera investigación, sino el control del poder, sin importar que la sociedad vuelva a caer en un conflicto interno que la lleve a retomar luchas en las calles y crear una nueva versión de la Cruzada Civilista. Panamá no merece repetir aquel episodio de odio y rencor. Las autoridades judiciales deben ver más allá de la componenda. Tienen el deber histórico de tomar decisiones radicales en esta investigación y llegar hasta las últimas consecuencias, ¡caiga quien caiga!

comments powered by Disqus