Entre Líneas 04/11/2017 - 12:01 a.m. sábado 4 de noviembre de 2017

Símbolos patrios

La nueva república demanda participación, pero con integridad, competencia y trabajo

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

Antes el 4 de noviembre era el día la bandera, disposición que se mantuvo hasta el 2012, cuando mediante ley, se instauró la fecha como día de los símbolos patrios; el himno, la bandera y el escudo de armas.

Todos merecen respeto, pero puntualicemos la bandera, primero por la existencia del juramento, obra de la educadora Ernestina Sucre Tapia, que lo creó y que fuera adoptado mediante Ley 24 de 31 de enero de 1959, y que textualmente dice: “Bandera panameña: Juro a Dios y a la Patria, amarte, respetarte y defenderte, como símbolo sagrado de nuestra Nación".

Además, porque la juramentación de los servidores públicos de alto nivel, se realiza en salones donde la bandera ocupa un lugar destacado. Sin embargo, esos mismos funcionarios que juran solemnemente, respetar y cumplir la Constitución Nacional y las leyes de la República, que obedecen las reglas para izarla, arriarla y colocarla en eventos oficiales, como también para descartarlas, son los mismos que incurren en actos que transgreden los principios éticos y las normas jurídicas a fin de sacar ventajas personales o para sus allegados, sin importarles vulnerar derechos fundamentales, sobre todo de grupos poblacionales postergados.

Son los mismos que se valen del menor pretexto formal para burlar la justicia e impedir que los corruptos, saqueadores del erario, paguen por sus fechorías o devuelvan los bienes mal habidos. Los mismos que se protegen para evitar juzgamiento por sus conductas delictivas, promoviendo la impunidad e institucionalizando la corrupción. Los mismos que prometen transparencia, seguridad y mejores servicios públicos, solo para obtener la aprobación del electorado.

La nueva república demanda participación, pero con integridad, competencia y trabajo. Basta de servidores públicos que simulan respetar los símbolos patrios, mientras ultrajan la dignidad ciudadana, saquean el erario, pisotean la justicia e hipotecan el futuro de las próximas generaciones.

comments powered by Disqus