Entre Líneas 11/09/2017 - 12:00 a.m. lunes 11 de septiembre de 2017

La rebelión del pensamiento

Solo hay que conducir ese nuevo liderazgo por el sendero correcto.

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

El torrijismo emergió producto de la crispación de la clase adinerada que se quedó solo en que el ejercicio del poder es para lucrar. Torrijos masificó las escuelas, fortaleció la clase media y concluyó la recuperación de la Zona del Canal. El norieguismo fue la decadencia del torrijismo, donde la dictadura sucumbió a los mismos vicios que dieron paso al golpe del 68. Es exactamente la degradación de la denominada ‘democracia' que surgió posinvasión, que no es más que el Gobierno de quienes combatieron la dictadura. Hoy nos quieren aplicar la ‘división de materia', haciéndonos ver que todos los males son producto del martinellismo, cuando es de ellos, por poner en práctica los mismos vicios de la década del 60. Pero, igual que en la Ilustración, la sociedad panameña ha empezado a iluminarse. Las redes sociales han sido un factor determinante, porque lo que callan los medios tradicionales es ampliamente expuesto en las redes. Es cuestión de tiempo para que surja un cambio en el pensamiento y emerjan esos nuevos líderes con una visión más integral de lo que debe ser Panamá. Para una comparación del pensamiento tradicional solo basta ver los dos extremos: los unos hacen ver la corrupción de los otros y los otros hablan de ser víctimas de persecución, pero cuando llegue el cambio viene la venganza. Pero las redes sociales están mostrando el sentir real de la sociedad, que no quiere ni acepta esta forma mezquina, pequeña y mediocre de ver el país. Son los nuevos iluminados que con la crítica están combatiendo la superstición, fanatismo e intolerancia; luchan contra la censura y exigen la libertad de pensamiento y atacan los privilegios de las clases adineradas y las restricciones a sus espacios en la sociedad. Solo hay que conducir ese nuevo liderazgo por el sendero correcto.

comments powered by Disqus