Entre Líneas 03/07/2017 - 12:00 a.m. lunes 3 de julio de 2017

Que no nos escandalice

No digan que la reforma electoral es la divina pomada 

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

Muchas personas se han escandalizado por la elección de la nueva presidenta de la Asamblea Nacional Yanibel Ábrego. Mas esa no era una sorpresa para nadie, porque desde el Gobierno del perredista Ernesto Pérez Balladares, el control de la Asamblea por el Ejecutivo, es la forma de gobernar. Comprar diputados y diputados que se venden al Gobierno de turno, es la práctica común. El problema deriva en que aquí estamos haciéndonos ilusiones de que se debe hacer esto o aquello, pero no resolvemos de una vez por todas el problema. Esto consiste en que mientras tengamos un Órgano Legislativo compuesto por diputados circuitales que, desde sus circuitos nace el clientelismo, seguiremos con Gobiernos controlando la Asamblea y no hay fiscalización. Esto lo saben el presidente Juan Carlos Varela y sus antecesores Martinelli, Torrijos, Moscoso y Pérez Balladares. No digan que la reforma electoral es la divina pomada. Lo que hay que hacer es reformar la Constitución y cambiar diputados electos en circuitos por diputados electos por provincias o a nivel nacional. No hacerlo es perpetuar esta infame forma de gobernar, que promueve la corrupción, el juegavivo, la ineficiencia y el atraco a las arcas del Estado. Varela prometió la Constituyente, pero luego supo que comprando diputados le iba mejor y de hecho es así. Sin embargo, la pregunta es ¿por qué el país debe seguir con esta forma de gobernar? Seguir con la Asamblea compuesta por diputados circuitales, es seguir apostando por el no desarrollo del país, atascados por la indecencia.

comments powered by Disqus