Entre Líneas 13/06/2018 - 12:00 a.m. miércoles 13 de junio de 2018

Politización de la justicia

Nadie duda tampoco de que el Gobierno influye y que muchas de las autoridades judiciales obedecen a designios de los poderosos.

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

Independientemente de los méritos o no de los procesos seguidos al expresidente Ricardo Martinelli, una realidad se ha apoderado del caso: ¡la politización de la justicia! Y es que por más que quieran hacer ver lo contrario, la mayoría de la sociedad panameña ha visto cómo las investigaciones denotan sesgos y cómo en muchos casos no se hace nada y en otros similares, los señalados van a parar a la cárcel. Nadie duda tampoco de que el Gobierno influye y que muchas de las autoridades judiciales obedecen a designios de los poderosos. Es triste oír hablar de justicia o que en el país se están llevando las cosas conforme a derecho. La sociedad está consciente de que en el quinquenio pasado se hizo y deshizo con la cosa pública. Igual esperaba que la justicia hiciera su trabajo. Había una gran esperanza en el Ministerio Público, pero en los últimos cuatro años ha dejado una gran decepción. El caso del expresidente Martinelli hoy se ve solo como una pelea entre él y el presidente Juan Carlos Varela, que más fácil se resuelve en un tinglado que en un juzgado. Este quinquenio será recordado en la historia como un quinquenio negro en materia judicial. Marcará un grave retroceso, porque la justicia cayó en manos de la política. Independientemente de qué decisión tomen los magistrados, siempre habrá quienes puedan decir que el proceso está viciado, porque el caso se politizó. Ya nadie duda de que lo mejor que le conviene a la sociedad es salir de este círculo vicioso, donde la corrupción impera no importa quién gobierna y quién juzga. Hay que cambiar el sistema, sanear los partidos políticos y hacer un revolcón en la justicia. Hay que hacer que la sociedad vuelva a tener confianza en sus autoridades, pero esto no ocurrirá mientras sigamos con el actual sistema. ¡Así de simple!

comments powered by Disqus