Entre Líneas 16/03/2019 - 12:00 a.m. sábado 16 de marzo de 2019

¡Pienso, luego existo!

 El problema, empero, es que esta era digital también está afectando a la sociedad.

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

En esta cuarta revolución tecnológica, la de la era digital, los seres humanos están siendo impactados no solo por las innovaciones que nos facilitan la vida, sino por aquellas que nos atrofian la mente. Desde el control del hogar a partir de los celulares que encienden el microonda o los aires acondicionados, hasta los robots que limpian la casa, la era digital está influyendo en cada aspecto de nuestras vidas. En las comunicaciones, la era digital ha impactado con mucha fuerza, al margen de que medios impresos han tenido que reducir tirada, lo que se traduce en una reducción de planillas. Google y las redes sociales son los nuevos actores, donde el ciudadano ahora puede interactuar al instante y hasta formar su propia red comunicacional. El problema, empero, es que esta era digital también está afectando a la sociedad. El planteamiento filosófico de René Descartes, el cual se convirtió en el elemento fundamental del racionalismo occidental, de ‘pienso, luego existo', se ha invertido en la actualidad. En lugar de pensar, los internautas se lanzan a emitir opiniones o a compartir mensajes sin el mayor reparo. Nicholas Carr, el famoso escritor estadounidense sobre tecnología y cultura, dice que ‘internet ha convertido al ser humano en un animal superficial. Alejado de la profundidad que se le presuponen a sus razonamientos… Google socava nuestra capacidad de pensar de manera profunda… Y Twitter no es más que un sitio para expresar minucias personales…'. Y Carr no está alejado de la realidad, pero también es cierto que estas nuevas herramientas tecnológicas son favorables si se les da el uso correcto. Por eso es oportuno que la sociedad panameña supervise la interacción de sus hijos en estos nuevos medios de comunicación para que hagan el mejor uso posible de ellos y con la mayor responsabilidad.

comments powered by Disqus