Entre Líneas 11/03/2018 - 12:00 a.m. domingo 11 de marzo de 2018

La piedra angular

La última vez que participamos en la prueba PISA en 2009, llegamos en la tras antepenúltima posición entre los 65 países 

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

La educación en Panamá es un fracaso. Además de planteles deficientes, y currículos obsoletos, los maestros se rehúsan a mejorar y a ser evaluados. El Gobierno apuesta a su programa insignia Panamá Bilingüe que ya está desfasado y en el camino insiste en una educación sin rumbo y convertida en un negociado. Y todo por la incompetencia de autoridades, políticos y gremios que no han sabido colocar a la educación como piedra angular para el progreso y el futuro de la nación. La última vez que participamos en la prueba PISA en 2009, llegamos en la tras antepenúltima posición entre los 65 países participantes, dejando de manifiesto la poca competitividad de nuestro sistema educativo. A pesar de gastar 3.5 % del PIB en educación, la mayoría se esfuma en planilla, dejando casi nada para la inversión y el mejoramiento de habilidades. Reducir la cantidad de alumnos por clase, alargar el calendario anual, extender la jornada diaria, incluir asignaturas tecnológicas y contratar docentes competentes y ofrecer incentivos son elementos esenciales para mejorar las prácticas pedagógicas y convertir el aula de clases en una verdadera incubadora de talentos. No se trata de copiar el modelo finlandés o singapurense, sino de adoptar la educación como agenda de Estado y desarrollar un plan estratégico de 30-50 años que plasme definitivamente una iniciativa de mayor fuste, capaz de generar crecimiento económico y mayor bienestar para todos los panameños.

comments powered by Disqus