Entre Líneas 05/02/2019 - 12:00 a.m. martes 5 de febrero de 2019

El país por rehacer

La lógica indica que hay que modificar ese modelo, porque no podemos aguantarnos otros 116 años en este bajareque gubernamental

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

Concluido el período para revelar las fórmulas presidenciales de cara a las elecciones de mayo, el país entra en una campaña en la que va a aflorar lo bueno y lo malo que han hechos los gobernantes pasados y el actual y un sinfín de supuestas soluciones a los problemas de la sociedad y ‘de los más necesitados'. De todas ellas, sin embargo, una espera con especial interés: la meta-país que debe ser el desarrollo de Panamá. Durante los años pos dictadura, Panamá ha crecido, pero paralela con ella la corrupción. Poco o muy poco se ha hecho para desarrollar a la sociedad y por eso los discursos siguen siendo ‘ayudar a los más necesitados'. Panamá tiene la gran oportunidad de lograr el grado de desarrollo, pero para enrumbarla, primero hay que enderezar los rieles que conduzcan hacia esa meta. Por más que algunos —que se benefician del actual statu quo — intenten frenar estos cambios profundos, la realidad es que este modelo político presidencialista directo es como una montaña rusa, aquí y en toda América Latina. Y es que puede pasar por un período de diez años de estabilidad y luego se entra en un abismo desesperante. La lógica indica que hay que modificar ese modelo, porque no podemos aguantarnos otros 116 años en este bajareque gubernamental. Tenemos que tener un modelo que estabilice el país y logre el desarrollo de la sociedad. Los discursos de ‘ayudar a los más necesitados' deben dar paso a lograr mayores dividendos para toda la sociedad. Panamá puede cambiar el chip de los subsidios por los dividendos, pero eso solo se logra con el desarrollo de la sociedad y para lograr el desarrollo hay que salir de este absurdo modelo político con una Constitución que solo permite el negociado y la corrupción.

comments powered by Disqus