Entre Líneas 26/10/2017 - 12:00 a.m. jueves 26 de octubre de 2017

El orgullo de la Fuerza Pública

La realidad es que ese desmembramiento ha traído como consecuencia que hoy nuestra Fuerza Pública sea un ente en el que sus miembros son personas con muy pocos estudios 

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

El desmembramiento de las Fuerzas de Defensa fue una decisión que la dirigencia política del momento tuvo que tomar. Producto de los 21 años de dictadura, la confianza en la institución castrense cayó al piso.

Sin embargo, la realidad es que ese desmembramiento ha traído como consecuencia que hoy nuestra Fuerza Pública sea un ente en el que sus miembros son personas con muy pocos estudios que ven en la institución una forma rápida de acceder a un trabajo. Esta situación nos pone como país en un dilema que tenemos que solucionar, porque resulta que quienes son los responsables de la defensa y protección de la sociedad son personas que nacen y viven en las áreas donde los delincuentes pululan.

No es de extrañar entonces que a cada rato encontremos a miembros de la Fuerza Pública ligados al tráfico de drogas o robos y secuestros en la ciudad. Definitivamente que a la Fuerza Pública hay que darle un enfoque científico y que se convierta en una institución de orgullo para sus miembros y para la sociedad.

Desde los rangos trastocamos y, aunque hoy ya un miembro de la entidad puede dirigir cualquier rama de la Fuerza Pública, seguimos negándoles los rangos universales. Parecen cosas elementales, pero forman parte de una renovación que tenemos que hacer. No es posible seguir con miembros de la Fuerza Pública cuyo estado y condición física sea cuestionable. Ya basta de policías panzones y que los ascensos se den sin méritos. Es tiempo de devolver el orgullo a la Fuerza Pública para beneficio de la propia sociedad.

comments powered by Disqus