Entre Líneas 28/02/2019 - 12:00 a.m. jueves 28 de febrero de 2019

Un nuevo modelo político

En su lugar solo proponen sustitutos que, aunque lleguen con las mejores intenciones, el sistema los llevará a hacer lo mismo que hacían los que criticaban

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

El mundo ha transitado por diversos sistemas políticos y sus diversas variantes. Panamá optó por el sistema presidencialista que en 115 años ha tenido 48 presidentes, lo que promedia un mandatario cada dos años y medio. Esta prueba irrefutable de la inestabilidad de un modelo que hoy muchos quieren llamar ‘democrático', pero que realmente no lo es. La democracia es un ‘sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes'. Lejos de cumplir estrictamente con esta definición, la realidad es que en Panamá y la mayoría de países latinoamericanos, lo que han tenido son pequeños reyezuelos que muy poco hacen por gobernar para el pueblo y, por el contrario, sí han gobernado para sus grupos. Hay que cambiar el modelo político imperante, pero eso no pasa solo por una decisión de una persona, sino por un consenso nacional. Hay que pensar más allá de un modelo presidencialista. Tampoco tienen lógica las dictaduras que, irónicamente, se ponen de ejemplos por muchos, por el éxito económico, la seguridad ciudadana y la estabilidad política, como son los casos de Singapur, Vietnam y hasta la propia China. Hay grupos y personas con beligerancia mediática que satanizan los partidos políticos y a los políticos, pero no dan salida para solucionar los problemas. En su lugar solo proponen sustitutos que, aunque lleguen con las mejores intenciones, el sistema los llevará a hacer lo mismo que hacían los que criticaban. Hay que pensar en grande y estructurar un modelo político estable y democrático, que sea ejemplo para el mundo. ¡Esa es la salida!

comments powered by Disqus