Entre Líneas 02/01/2018 - 12:00 a.m. martes 2 de enero de 2018

Un hecho inaudito

Pero tristemente y a lo largo de los años, Panamá como país viola los derechos humanos de miles de detenidos

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

La libertad es un derecho humano elemental y Panamá es signataria de la Declaración de los Derechos Humanos. Pero tristemente y a lo largo de los años, Panamá como país viola los derechos humanos de miles de detenidos, quienes permanecen en las cárceles sin ser formalmente condenados. La respuesta que siempre hay para esta flagrante violación es que no hay presupuesto para tener más jueces y por tanto ‘la mora' judicial es responsable de tan perversa justificación. Pero más allá de ser culpables, la verdad es que la mayoría de los detenidos lo están por delitos comunes, donde madres, padres, esposas, hermanos e hijos, sufren este calamitoso proceder de nuestras autoridades que, en el fondo, tiene otra razón para que siga así: Negocio. Millones de dólares salen del erario público para alimentar más de quince mil detenidos; millones de dólares que bien pueden asignarse a la administración de justicia para nombrar más jueces. Es un hecho inaudito donde se viola el derecho humano no solo del detenido, sino de sus familiares. Donde muchos incluso pierden la vida por permanecer encerrados en esos claustros que popularmente se le conocen como universidades del crimen. Panamá, un país que crece arriba del cinco por ciento, debe empezar a abandonar estas prácticas y de inmediato empezar una depuración de todos sus detenidos y todo aquel que en tiempo razonable no se le haya condenado, dejarlo en libertad. No debemos seguir con esta flagrante violación de los derechos humanos por mantener el negocio millonario de las comidas. ¡Es inaudito!

comments powered by Disqus