Entre Líneas 11/10/2017 - 12:00 a.m. miércoles 11 de octubre de 2017

El giro en espiral

Lo que nos está vedado es dejar que las cosas sigan como van, porque la espiral nos podría volver a girar a lo que ocurrió en 1968. ¡No lo olvidemos!

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

Hace 49 años Panamá vivió una etapa inédita en su historia republicana. Boris Martínez y Omar Torrijos le dieron un golpe de Estado al presidente electo Arnulfo Arias Madrid. Mucho se ha hablado sobre el ‘proceso revolucionario', como lo llaman los del Partido Revolucionario Democrático, o la ‘dictadura militar', como lo catalogan sus adversarios. Para quienes vivieron aquellos años finales de los sesenta, muchos coinciden en que la situación hoy es similar a aquel entonces. La oligarquía se disputaba los bienes del Estado y lejos de facilitar un Gobierno inclusivo, dinámico y que promoviera el desarrollo de la sociedad panameña, lo que hacía era hacer negocios con la cosa pública. Si vemos lo que ocurre hoy, 49 años después, los bienes públicos están siendo disputados por los mercaderes políticos. La pregunta es, si seguimos así, ¿qué será dentro de 10 años con el Canal de Panamá, con nuestro espacio aéreo, con los fondos de la Caja de Seguro Social? ¿Qué será del servicio de agua potable? ¿A qué precio pagaremos la electricidad? La lógica elemental nos dice que tenemos que hacer un alto y reconstruir nuestro país. Que en lugar de carburar un descontento general que dé paso a otro golpe, ya no militar sino de algún encantador de sirenas, lo que debemos hacer es sentar bases sólidas que nos garanticen un futuro donde el desarrollo humano esté de primero. Y muy lejos de pensar que esto lo hará el mesías que llegue en julio de 2019, esas bases hay que sentarlas desde ya. Independientemente de quién sea ese/a candidato o candidata que luego sea presidente/a del país, tenemos que empezar poniendo orden en nuestra Constitución. ¿Qué están haciendo en ese sentido los que amagan con dirigir el país? Lo que nos está vedado es dejar que las cosas sigan como van, porque la espiral nos podría volver a girar a lo que ocurrió en 1968. ¡No lo olvidemos!

comments powered by Disqus