Entre Líneas 10/05/2018 - 12:00 a.m. jueves 10 de mayo de 2018

Fujimorazo a la panameña

El 25 de mayo de 1993, Jorge Serrano Elías quiso repetir la hazaña en Guatemala.


Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

Sobre los autogolpes, la sociedad está ya bien ilustrada con el que realizó el entonces presidente Alberto Fujimori en Perú el 5 de abril de 1992 y que cerró el Congreso y el Poder Judicial de un solo tajo. El 25 de mayo de 1993, Jorge Serrano Elías quiso repetir la hazaña en Guatemala. Cerró el Congreso e intentó caerle también a los tribunales, pero Serrano Elías fracasó. La experiencia de ambos autogolpes es que Fujimori terminó en la cárcel después de su largo mandato y Serrano Elías se vino a exiliar a Panamá, donde vive desde entonces. Lo triste de estos autogolpes es que en Panamá ronda el tufillo de uno. Ya el general Rubén Darío Paredes, que ahora es consejero del presidente Juan Carlos Varela, empieza a exponer sus puntos favorables al cierre de la Asamblea Nacional, porque alega que al Legislativo hay que ponerlo en pausa y reabrir la Asamblea cuando esté depurada. Si a esta recomendación se le suma la campaña contra la Asamblea, sobre los contratos manejados por los diputados, sumiéndola en el más cruento desprestigio, no hay duda de que lo que se planea es un ‘Fujimorazo a la panameña'. Craso error. La sociedad entera sabe que la composición de la Asamblea, donde personajes de muy bajo nivel moral llegan a convertirse en diputados, es producto de la forma de su elección. También sabe que quien alimenta estos personajes es el propio Ejecutivo. ¿De qué sirve acusar a los diputados de manejar millones de dólares, muchos de los cuales terminan en sus bolsillos, sin escudriñar quién les da ese dinero y por qué lo incluyen en el presupuesto? ¡Peligroso lo que está pasando!

comments powered by Disqus