Entre Líneas 24/07/2017 - 12:00 a.m. lunes 24 de julio de 2017

‘Una estrella no debe morir'

Hoy, abrimos nuestro espacio editorial al pronunciamiento de la Academia Panameña de la Lengua sobre la situación actual del Grupo Editorial El Siglo y La Estrella de Panamá

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

La Estrella de Panamá es una estimable obra cultural que ha cimentado en Panamá la escritura en lengua española y otros idiomas. Es el diario centenario que hoy languidece frente a los rigores de una innoble determinación foránea, empeñada en cerrar esta ventana al aire del mundo. El Siglo es su periódico hermano, condenado a la misma suerte.

Frente a esta grave situación, la Academia Panameña de la Lengua expresa su solidaridad con los colaboradores y demás asociados de ambos diarios.

Desde su inauguración, el 24 de febrero de 1849, La Estrella , uno de los más antiguos diarios de América, ha divulgado en sus páginas el pensamiento de generaciones de escritores nacionales, y en los últimos 90 años ha acogido el sentir de muchos miembros de la Academia Panameña de la Lengua.

Un medio de tal naturaleza contribuye en la difusión de los ideales culturales, no solo al emitir información y opiniones, sino al poner en función el dinamismo de la escritura de nuestra lengua española.

La decisión foránea, criticable, pone en jaque estos arraigados instrumentos de comunicación, y constituye un atentado contra el baluarte, fortaleza o torre de la civilización y la escritura, en este caso periodística. Se ponen en peligro dos medios, uno de ellos sobreviviente de escenarios levantados en tres siglos: XIX, XX y XXI.

En sus 168 años, el periódico La Estrella ha sido controlado por distintos grupos de accionistas, y debe su longevidad al respeto con generaciones de lectores, a su tradición de rectificaciones y a la airosa presentación de excusas. Ganó credibilidad porque rectificaba cuando se hacía necesario, y se excusaba ante las imprecisiones en que pudieran caer sus páginas.

El Estado panameño, que fue hábil en la diplomacia sobre el diferendo con Estados Unidos, está en la obligación de salvar este monumento de la Nación, llamado La Estrella , y su hermano, hoy heridos de muerte. Es un problema de dignidad nacional.

La Academia Panameña de la Lengua insta a las partes en cuestión a empeñarse en defender estos medios de comunicación (baste este nombre), y, a través de ellos, resguardar la cultura, la democracia y la libertad de expresión.

comments powered by Disqus