Entre Líneas 16/09/2018 - 12:00 a.m. domingo 16 de septiembre de 2018

La equivocación de Almagro

‘[...] que [...] Almagro y el Gobierno uruguayo, (cedan) este lugar a alguien que lo haga mejor'

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

Cuando Luis Almagro llegó a la OEA, su tónica para atender el caso Venezuela fue de lo más parcializado. No buscaba una salida a la crisis; buscaba sacar, cual opositor, a los chavistas del poder. Mas, la crisis de Venezuela no se resuelve sacando a uno y poniendo a otro; se resuelve con un gran entendimiento entre las partes, porque chavistas y opositores son venezolanos y tienen que convivir en el mismo país. De hecho, la situación en Colombia, donde las FARC se enfrentaron por décadas con el Ejército colombiano, no tuvo otra salida que a través de la firma de un acuerdo de paz. La situación en Venezuela, guardadas las proporciones y por fortuna sin guerrilla, tiene que resolverse por la vía del diálogo. Lo peor es que Almagro no es ya un interlocutor válido. No ha dicho una palabra sobre el flagrante robo de las elecciones en Honduras y quiere aplicar el mismo librito de Venezuela en Nicaragua. Para que la OEA tome beligerancia nuevamente en estos asuntos internacionales y que su deber es buscar las salidas para que la democracia y la paz retorne a estos países, hay que salir primero de Almagro. Porque ni goza de la confianza de partes importantes en los conflictos y mucho menos tiene una actitud de buen componedor. Y cuando los papeles se trasponen y su acción ya no tiene fuerza, mejor que el propio Almagro y el Gobierno uruguayo, vayan cediendo este lugar a alguien que lo haga mejor. ¡Así de simple!

comments powered by Disqus