Entre Líneas 25/08/2018 - 12:00 a.m. sábado 25 de agosto de 2018

Distorsión electoral

No hay cortapisas ni más exigencias que esa.

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

Cualquier agrupación política que logre obtener poco más de 37 mil firmas válidas tiene derecho a que se le reconozca como partido político. Así de simple, no hay cortapisas ni más exigencias que esa. Cuando se analiza este mismo hecho con respecto a las candidaturas de libre postulación, se le exigen 16 mil firmas, pero la postulación en firme no se logra, sino hasta cuando culmine el período de recolección de firmas y, no pasan al umbral de los candidatos los que tengan 16 mil firmas válidas, sino los tres primeros que más firmas tengan. ¡Absurdo! Esta distorsión debe ser declarada inconstitucional, porque les pone dos umbrales a los precandidatos. Los somete a un desgaste innecesario y encima de esto, se presta para que desconocidos, aupados por partidos políticos o agrupaciones quién sabe de qué categoría o clase, empujen a una persona para que sea candidato, pero cuya intención no es ganar, sino servir de pantalla para quien verdaderamente se quiere que llegue a la meta. La Corte Suprema de Justicia tiene en sus manos resolver este asunto y permitir que quien llegue a las 16 mil firmas sea legalmente reconocido como candidato presidencial. Dejar las cosas como están, es permitir que desconocidos, sin trayectoria, que quién sabe cómo logran apoyos, se conviertan en candidatos, dejando por fuera a quienes verdaderamente tienen proyectos que ofrecer al país. La Corte Suprema de Justicia tiene que dar su opinión y rápido, para acabar con esta incertidumbre.

comments powered by Disqus