Entre Líneas 27/08/2018 - 12:00 a.m. lunes 27 de agosto de 2018

Crisis humanitaria

El problema se agrava cuando en los países vecinos se produce un choque entre los residentes y los foráneos

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

La grave situación por la que atraviesan Venezuela y Nicaragua es una verdadera crisis humanitaria de proporciones enormes. Los hermanos países del continente, lo menos que pueden hacer, es tenderle la mano a estas personas que literalmente están huyendo de sus países. Pero al mismo tiempo, activar todos los mecanismos posibles para que tanto Venezuela con Nicaragua retomen a su estabilidad política y económica. Independientemente de quién tenga la razón o de quién es la culpa, ahora lo que vale es resolver el problema. Nicaragua tiene una situación muy grave que puede desencadenar en una situación peor si Ortega, todavía con un fuerte control del país y del brazo militar, no conduce a Nicaragua a unas elecciones anticipadas. Es la mejor salida para por lo menos encarrilar el país hacia una estabilidad momentánea. El Venezuela, la situación ya raya en insostenible, porque el discurso anti yanqui ya no se lo cree nadie y los venezolanos, chavistas o no chavistas, están huyendo. El problema se agrava cuando en los países vecinos se produce un choque entre los residentes y los foráneos, como ocurrió en Brasil hace unas semanas. Ya no se trata de un problema ajeno; se trata de una situación que nos pone a la par de Siria, donde los refugiados salen por miles. Aquí ya tenemos una crisis humanitaria y todos los países tenemos que ver cómo ayudar a resolverla cuanto antes.

comments powered by Disqus