Entre Líneas 20/09/2018 - 12:00 a.m. jueves 20 de septiembre de 2018

Corrupción no política

Está en la venta de medicinas a la Caja de Seguro Social y está en los precios astronómicos, incomparables con otras latitudes, de las medicinas en cada farmacia

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

Una bataola de críticas bien merecidas contra los políticos que llegan al poder y que, lejos de servir al pueblo como debe ser, utilizan sus altos cargos para engrosar sus cuentas bancarias. Es la corrupción política que tiene sumida a la sociedad latinoamericana y, en el caso de Panamá, muy cuestionada en los dos últimos Gobiernos. Pero la corrupción no tiene partido ni está únicamente concentrada en el Gobierno. La corrupción va más allá. Está en la venta de medicinas a la Caja de Seguro Social y está en los precios astronómicos, incomparables con otras latitudes, de las medicinas en cada farmacia. Esa es una corrupción hasta más perversa. Está en la venta de libros escolares que ahora son desechables, aunque algunos cuesten más de cien dólares. Está en el robo de la energía eléctrica en los barrios más pomposos del país. Está en la propia venta de la energía eléctrica que es una de las más caras de la región; en la venta de los alimentos, en los insumos agropecuarios... En fin, los grupos, gremios, organizaciones, etc., con la beligerancia con que luchan contra la corrupción política-gubernamental, deben luchar contra los varones de los medicamentos, de los libros, de la energía eléctrica, de los alimentos... Esta corrupción también atrasa, también provoca pobreza, también nos afecta como sociedad. La corrupción hay que combatirla venga de donde venga, porque es un mal que impide que los países se desarrollen. No es solo abrir un ojo para criticar la corrupción político-gubernamental y cerrar el otro para dejar pasar la corrupción empresarial. ¡Así de simple!

comments powered by Disqus