Entre Líneas 20/08/2018 - 12:00 a.m. lunes 20 de agosto de 2018

Concertación Nacional

El asunto no es dejar que uno se imponga al otro, sino crear reglas del juego claras que conduzcan al país hacia el desarrollo

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

Panamá atraviesa por su camino más tortuoso, donde el que ha disfrutado por años de la riqueza del país, siente amenazada su tranquilidad. Los que han sido relegados están dispuestos a no seguir en esa condición y exigen igualdad de oportunidades. Mientras los primeros arengan por todos los medios que no son tiempos para cambios, los segundos presionan para imponerlos. El asunto no es dejar que uno se imponga al otro, sino crear reglas del juego claras que conduzcan al país hacia el desarrollo y que en esa vía, todos los sectores disfruten de las riquezas del país. La Concertación Nacional es un mecanismo de diálogo que ya tiene elaborada una hoja de ruta. Falta sólo que esta se ejecute bajo la supervisión de todos los sectores. Hay que hacer cambios constitucionales prácticos, pero antes hay que ponerse de acuerdo en cuál será el mecanismo. Panamá no hará ninguna mejora si no introduce un nuevo modelo que sustituya el actual, totalmente agotado. El país es más que Martinelli y Varela, que entre ambos han entretenido a la sociedad con peleas estúpidas, donde sólo nos ha dejado división, endeudamiento y desconfianza. Se han debilitado las instituciones y se ha corrompido el país. Lejos de sus faraónicas obras, la sociedad quiere tranquilidad y paz. Durante casi diez años es lo más esquivo. Por eso lo más importante hoy, sin exclusión, es que la Concertación Nacional logre enrumbar el país y eso sólo depende de la voluntad de todos los sectores. ¡No hay tiempo para primadonas!

comments powered by Disqus