Entre Líneas 25/08/2017 - 12:00 a.m. viernes 25 de agosto de 2017

Un cambio generacional

El país y el mundo hay que mirarlos con luces largas y sin mezquindades. 


Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

En la década del setenta, cuando Omar Torrijos tenía todo el poder en Panamá, habló de que la muchachada de la época formaba lo que se llamó ‘los hijos predilectos de la revolución'. Torrijos falleció en circunstancias aún no aclaradas y los ‘hijos predilectos de la revolución' dejaron de serlo. Lo cierto es que lo que sucedió a Torrijos fue un liderazgo mezquino que critica la reelección, pero no practica el relevo en su actuar. En pocas palabras, ese liderazgo mezquino que emergió luego de la partida de Torrijos y Arnulfo Arias nunca formó relevo. Por el contrario, todavía pululan por los medios, con aspiraciones de poder y hasta dictando cátedra de lo que debe ser. Y lo peor es que muchos de ellos son personajes con historias tan serias como las que hoy ellos critican. Es el momento de un relevo generacional, porque es lo obligante para Panamá. Es de sabios entrenar los relevos y eso es apremiante en nuestro país. En los últimos diecisiete años, Panamá ha experimentado un cambio abismal, acorde con lo que está pasando en el mundo. Las nuevas plataformas de comunicación y la tecnología están convirtiendo el planeta en un mundo más pequeño. Eso obliga a darle espacio a quienes mejor sepan afrontar estos cambios, que van más allá de la temática de la corrupción que hoy nos mantiene estancados, porque de eso es lo único que habla el vetusto liderazgo. El cambio de sistema político es necesario y urgente. Hay que sentar las bases de ese relevo generacional. El país y el mundo hay que mirarlos con luces largas y sin mezquindades. Lo que no tenemos permitido es seguir como vamos.

comments powered by Disqus