Entre Líneas 26/08/2017 - 12:00 a.m. sábado 26 de agosto de 2017

El atavismo de la corrupción

La lógica indica que hay que cambiar el sistema político que nos carcome

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

La "justificación" del golpe dado por Omar Torrijos y Boris Martínez, en 1968, fue que el país estaba en manos de unos cuatro bribones que pelechaban con los dineros de la cosa pública, mientras el resto de la gente se desgarraba en la pobreza.

La invasión estadounidense y la toma del poder por la entonces ADO-Civilista, en diciembre de 1989, justificaron su accionar en la corrupción de la dictadura. Hoy, a casi 49 años del golpe militar, el tema sigue siendo la corrupción.

Y es que la tónica de políticos y empresarios politiqueros es usar la retórica contra la corrupción en campaña, pero cuando llegan al poder se nutren de un sistema perverso que los sacia en lo económico, pero el país sigue en las garras de la corrupción.

La lógica indica que hay que cambiar el sistema político que nos carcome; darle espacio a la juventud que mira más allá del juegavivo y aspira a vivir en un país desarrollado, justo y de oportunidades.

Hoy, los medios de comunicación gastan mucha tinta y horas de transmisión hablando de corrupción y de que el gran culpable es el “martinellismo”, cuando la realidad es que el agravamiento de la corrupción y la razón de que Martinelli subiera al poder es de la sociedad, del sistema imperante, en especial de los arnulfistas y perredistas que no sentaron las bases sólidas del adecentamiento hace 27 años.

Todos sabemos lo que hay que hacer: cambiar el sistema y darle paso a sangre nueva con otra visión de país.

comments powered by Disqus