Entre Líneas 01/06/2017 - 12:00 a.m. jueves 1 de junio de 2017

Acuerdo para la verdad

El afectado siempre fue el erario y las obras terminaron costando tres y cuatro veces más de lo debido. 

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

El escandaloso caso de los sobornos de la empresa brasileña explotó con fuerza. Tal es el punto que Latinoamérica, en gran parte, está sumida por un escándalo continental que trascendió hasta África. Fue un esquema de corrupción, donde empresa y políticos, funcionarios, abogados y empresarios, del más alto nivel, participaron, recibiendo millones de dólares a cambio de su actuación. El afectado siempre fue el erario y las obras terminaron costando tres y cuatro veces más de lo debido. Las autoridades judiciales de Brasil iniciaron una pesquisa en una operación que denominaron ‘Lava Jato' y que llegó hasta nuestros países. La empresa que lideró el esquema corrupto -que no fue solo ella, sino muchas más- aceptó su responsabilidad. Decidió colaborar con las autoridades y delató lo que tenía que delatar. A cambio, fue multada con millones de dólares y llegó a un acuerdo con las autoridades. Ese acuerdo lo firmaron Brasil, Estados Unidos y Suiza, y luego se abrió la oportunidad para que otros países lo firmen a cambio de la información. El acuerdo con la empresa es una condición que le pone el propio Ministerio Público de Brasil al país que quiera beneficiarse con las delaciones. Perú lo hizo y recibió el informe; igual pasa con República Dominicana. Panamá también tiene la oportunidad de recibir toda la información, pero aún no firma el acuerdo. El problema es mayúsculo, porque ya no se trata de la empresa corrupta; se trata de funcionarios y exfuncionarios corruptos que temen que sus nombres aparezcan en las confesiones. Pero el Ministerio Público que encabeza la procuradora Kenia Porcell debe dejar de pensar tanto en quién será el involucrado y permitir que, a través de estos acuerdos, aquí sepamos toda la verdad, caiga quien caiga.

comments powered by Disqus