Entre Líneas 16/11/2018 - 12:00 a.m. viernes 16 de noviembre de 2018

Acabar la verdadera corrupción

El descuido fue tal que los panameños dejaron que la clase política cayera en una vorágine de corrupción

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

Así como la bonanza económica sorprendió a los panameños, la recesión los ha sorprendido mucho más. Una clase baja que subió a media, se emborrachó de su nueva posición y hoy sufre los efectos del despilfarro y la momentánea nueva vida. El descuido fue tal que los panameños dejaron que la clase política cayera en una vorágine de corrupción, que fue abonada por una campaña de desprestigio desde la sociedad civil, so pretexto de que los partidos son una cueva de maleantes. La campaña de marras provocó una estampida de buenos ciudadanos que integraban los partidos políticos y dejaron el espacio a los bribones que han hecho Gobiernos en los últimos años. Pero en lugar de lamentarse, hay que aprender de errores y lo que cabe es enderezar el rumbo del país. Panamá es de todos los panameños y lo primero que hay que hacer es sacar las garras de los intereses económicos del Gobierno. Muchas son las riquezas de este país, pero unas más valiosas que otras y es allí donde los poderosos se centran para acapararlas. Es por eso que entran al Gobierno, para manejar a su antojo las entidades que otorgan o frenan permisos y, como si fuese una propiedad privada, juegan a favor de sus intereses y no del bien común. Son esos intereses que, valiéndose del poder del Estado, atacan o matan adversarios, extinguen la competencia o se hacen de bienes, so pretexto de dar trabajo a los ciudadanos. Y esa es la corrupción más leonina y la que hay que acabar. De nada vale darse golpes de pecho hablando de transparencia, si se hacen de la vista gorda del verdadero atraco al país. ¡Así de simple!

comments powered by Disqus