Entre Líneas 06/09/2017 - 12:00 a.m. miércoles 6 de septiembre de 2017

De los absurdos nuestros

 En el camino, empero, se han invertido millones de dólares de los contribuyentes para nada, pues son muy pocos los que se reinsertan a la sociedad como nuevas personas de bien

Redacción La Estrella de Panamá
periodistas@laestrella.com.pa

Definitivamente que la revisión del país tiene que ser integral, para colocar columnas sólidas a nuestra sociedad. De los absurdos que saltan a la vista sin necesidad de buscarlos con lupa, está nuestro sistema carcelario que anualmente se gasta millones de dólares en mantener prisioneros a delincuentes y no delincuentes, pero al final quien sale de esas mazmorras, si entró dañado, sale más dañado y quien entró sano o por error, sale dañado. En el camino, empero, se han invertido millones de dólares de los contribuyentes para nada, pues son muy pocos los que se reinsertan a la sociedad como nuevas personas de bien. Y como a los panameños nos gusta compararnos, un ejemplo gráfico nos ilustra lo que sucede en Suecia, donde el Gobierno tuvo que cerrar la última cárcel por falta de presos. En Panamá, en cambio, se destinan millones de dólares para nuevas cárceles y con el eufemismo de ‘máxima seguridad'. Si ahondamos en este tema, nos encontramos que detrás del sistema carcelario lo que se esconde es una corrupción al máximo nivel y un gran negocio que va desde la venta de armas y escapadas, hasta la comida a los reclusos y los comisariatos entre los pabellones carcelarios. Lo peor es que cada ración supera los cuatro dólares y los presos se quejan por la mala comida. Y mientras construimos más cárceles, las escuelas se caen a pedazos. Son de esos absurdos que tenemos que resolver cuanto antes, porque un Gobierno que construye más cárceles, es un Gobierno que piensa que el futuro del país es la delincuencia. Hay que revertir ese pensamiento que viene incrustado por años y acentuado en los Gobiernos de la ‘democracia'. ¡Absurdo!

comments powered by Disqus